¡Toque de atención!

Alguien nos está mirando

y algo no está diciendo.

“No desecheis al que habla

por si es la voz del cielo”,

que advierte del gran peligro

que corre la humanidad,

cuando asegura tener

sobre el tiempo autoridad.

La voz nos está advirtiendo

que se mire al interior,

eliminando barreras

como el odio y el rencor.

Porque no hemos de olvidado

que el corazón cria hierbas

con raíces dolorosas,

y al caer en el descuido

no impedimos su crecer,

al no cuidar el jardín

del alma en su amanecer.

Alguien nos está mirando

con lágrimas en los ojos

al ver que nos olvidamos

el bien hacer que debemos,

mostrándonos perezosos.

Esa voz quiere evitarnos

un destino destructor,

pero quiere que admitamos

que hemos de rectificar

para encontrar el perdón.

¡Hay tanto que remover

en las conciencias humanas!

Para eliminar el ego

que tiende trampas y trampas.

Pero abrazar al amor

y perdonar las ofensas,

para olvidar los rencores

y enlazar los corazones,

andando un camino recto

en busca de la verdad,

emprendiendo un bello vuelo

con alas de libertad.

Alguien nos está mirando

y algo nos está diciendo…

Teresa Farrera


Imprimir   Correo electrónico