Deja de preocuparte y permítete equivocarte

Muchas veces tenemos miedo de equivocarnos y este miedo proyecta siempre preocupaciones innecesarias, nos adelantamos a los acontecimientos antes de que ocurran, al final pretendemos adelantarnos para evitar una equivocación, pero lo realmente interesante es que, “no crees que, si no permites equivocarte, realmente lo que estás haciendo es equivocarte …” 

Te recomiendo que te permitas equivocarte, pues aun haciendo todo lo anterior puede que nada de eso solucione tu día, aunque lo hará mucho más llevadero. Acepta las equivocaciones que puedas cometer como parte de tu aprendizaje y responde siempre con una sonrisa y un “ya he aprendido, no lo volveré a hacer de esta manera”. 

La positividad será nuestra mejor carta para poder lidiar con un día que no está siendo del todo amable con nosotros, pero… ¿es que el Universo está en nuestra contra? … 

Nada más lejos de la realidad. Siempre hay días buenos y días malos y hoy ¡la suerte no está de nuestra parte! Qué le vamos a hacer… sonreír, ¿quizás? 

No te preocupes tanto ...Cuando nos preocupamos podríamos decir que nuestra mente comienza a dar vueltas en círculo sin parar, llegando siempre al mismo lugar. 

Si queremos ayudar a nuestros pensamientos para que descanse la mente debemos empezar a poner en línea recta nuestro pensamiento, es decir, iniciar un autodiálogo interno con nosotros/as mismos/as donde seamos capaces de dar soluciones a nuestras preocupaciones, dirigiendo nuestra mente por un camino resolutivo… No es fácil pero tampoco imposible.


Imprimir   Correo electrónico