Las Caminatas de San Nicolás, tradición y devoción

San Nicolás de Bari, andar y callar

Laura Figueiredo (12 de enero 2021).- Arriba en la ermita de la Virgen de Criptana me las encuentro al fondo del santuario a la derecha. El día es frío y oscuro pero ahí están rezando casi en un susurro ante la imagen de San Nicolás de Bari. Son Mª Carmen, María, Nieves, Ansel y Paquita Sánchez-Alarcos que dirige la oración. Todas ellas participan en las Caminatas de San Nicolás que lunes tras lunes se repiten y las guía por el camino de la Virgen hasta llegar al santuario; una vez allí rezan las oraciones que tocan según el día del triduo y del mes. Hablo con ellas y me cuentan la historia ante mi asombro; nunca había oído hablar de esta tradición y menos aún que en Criptana hubiera una devoción que seguro que nos lleva a siglos atrás. He de aclarar que este encuentro tuvo lugar a principios del pasado mes de diciembre, hacía frío pero nada comparado a los grados bajo cero que estos días tenemos en Criptana y que han dado un paréntesis a nuestras caminantes.

Las Caminatas de San Nicolás, andar y callar

Me explican que las Caminatas de San Nicolás consisten en “andar y callar” en el camino que  lleva hasta la imagen del santo en la ermita de la Virgen de Criptana. Un silencio que ellas deciden romper con el rezo del rosario. Arriba, parada y rezo de las plegarias a San Nicolás que Paquita dirige leyendo, casi de memoria, del pequeño libro de oraciones. Luego vuelta ya en conversación y hasta el siguiente lunes que toca estar a las tres y media en El Calvario para iniciar otra Caminata de San Nicolás.  Y les aseguro que les cunde el andar pues a las cuatro ya están arriba rezando.

Me explican que las Caminatas de San Nicolás consisten en “andar y callar” en el camino que  lleva hasta la imagen del santo en la ermita de la Virgen de Criptana

Sin duda, el alma de estas Caminatas es Paquita que lleva 34 años acudiendo puntual a la cita todos los lunes desde que su madre, Isidra, dejó de subir.  Y muy mal se tiene que poner la cosa para que Paquita falte. A lo largo de estos años nos cuenta que han sido muchas las mujeres que le han acompañado en su andar y muchas las que han ido dándose de baja porque la edad no perdona. “Vamos cumpliendo años y no hay mucho relevo” y es que con los años parece que la ermita cada vez está más lejos.  No han sido ni una ni dos las veces que nuestra caminante ha hecho el triduo sola pero ella no pierde ni la tradición ni la devoción.

El alma de las Caminatas es Paquita Sánchez-Alarcos que lleva 34 años acudiendo puntual a la cita todos los lunes

Paquita ya iba bien pequeña con su madre quien cuando fue creciendo le decía - te va a tocar rezar, te va a tocar leer- y vaya que si tenía razón. Estuvo mucho tiempo yendo con Vicenta, una mujer que dejó el relevo a “la Carmen” y de ella el testigo, en forma de libro de rezos a San Nicolás, pasó a Paquita y desde entonces no lo ha soltado. Un libro que conserva en un cajón por viejo y manoseado y que ha sustituido por unas fotocopias encuadernadas.

Con Paquita está su hermana Mª. Carmen quien la acompaña algunas veces en el triduo. Desde hace poco tiempo se ha sumado Nieves que de pequeña vivió esta tradición de manos de su madre. Ansel se ha unido de la mano de Nieves. María nos cuenta que estuvo haciendo el camino quince años con Paquita pero tuvo que dejarlo para engancharse ahora de nuevo. Al margen de este pequeño grupo hay también algunas mujeres que hacen la caminata en solitario.

A todas las lleva hasta San Nicolás la devoción por un santo muy milagroso al que piden su intersección y a la vez que no olvidan ser agradecidas. María tiene claro que ayudar ayuda y Paquita en todos estos años ha visto la mano del santo en más de una ocasión y en otras le cabe pensar que – podía haber sido peor-. Mª. Carmen confiesa también su fe en un santo en el que su madre les enseñó a creer. Este año las plegarias se han intensificado ante una pandemia que ha multiplicado el rezo. Paquita está segura que cada vez que el santo las ve llegar exclamara – ¡ya están aquí de nuevo estas cansinas!- Y es que ellas no se cansan de pedir en medio de una situación donde hay tanto que pedir.

San Nicolás y sus milagros

Entonces, Paquita me explica las pinturas que rodean a la figura de San Nicolás en la ermita de la Virgen. Una ilustra el milagro de los niños de Bari cuando Nicolás resucitó con sus rezos a tres críos que un mesonero había matado y tenía guardados en un barril para cocinar y vender. Un segundo cuadro cuenta la historia de tres niñas cuyo padre veía que terminarían ejerciendo la prostitución porque no contaba con dote para poderlas casar. Un día en la ventana de su casa aparecieron tres bolsas con monedas de oro con las que las dotes quedaban más que pagadas. Los otros dos cuadros recogen al santo obispo junto a grandes veleros y en medio de marineros. Por todo ello, a San Nicolás le cabe ser el patrono de marineros, solteras y niños.

Por cierto que junto a los rezos a San Nicolás se une la plegaria a San Bartolomé para que llueva en nuestros campos. El motivo no es otro, como nos dice Paquita, que ya Vicenta le rezaba y se convirtió en parte de una tradición que comparte con el santo obispo aunque no logra, ni mucho menos, quitarle el protagonismo.

¿Nuevas generaciones? -¡Eso sí que sería un milagro!

¿Nuevas generaciones? -¡Eso sí que sería un milagro!- coinciden en comentarme nuestras caminantes. Tienen claro que para ver la intersección de San Nicolás hay que mirar con los ojos de la fe y de eso no hay mucho. Ellas vuelven un lunes más al pueblo después de haber cumplido con la tradición y haber rezado con devoción a San Nicolás de Bari dando vida a una costumbre que ejercen en silencio y con discreción.

Nota: La figura de San Nicolás de Bari, obispo en el siglo IV, está rodeada de historia y de mucha leyenda. Tanta que San Nicolás pasó de ser un obispo santo a dar origen al mito de Papa Noël. De hecho, en más de una casa de más de un país europeo el 6 de diciembre, festividad de San Nicolás de Bari,  el santo reparte juguetes y regalos a los pequeños. Les invito a que busquen tanto la parte religiosa como la profana de esta historia llena de una leyenda que pasa por España.

 

 


Imprimir   Correo electrónico