27 de mayo - Día Nacional del Celíaco

Cada 27 de mayo, se celebra el Día Nacional del Celiaco, una efeméride impulsada por la Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE), con el objetivo de informar y concienciar a la sociedad sobre la enfermedad celiaca y sobre la realidad y necesidades de los afectados y sus familiares.

En España conviven más de 450.000 personas –o lo que es lo mismo, un 1% de la población– con enfermedad celiaca. Sin embargo, tan solo un 10% de los afectados lo saben y hna sido diagnosticados. A día de hoy, todavía la FACE reclama, entre otras medidas, la mejora del protocolo del diagnóstico precoz y la puesta en marcha de un estudio que permita conocer el número concreto de personas afectadas por la celiaquía en nuestro país.

La enfermedad celíaca es una intolerancia permanente al gluten presente en distintos cereales –entre otros, trigo, cebada, centeno, espelta, kamut, triticale y, muy probablemente, avena– y sus productos derivados. Una patología que se corresponde con la enfermedad crónica intestinal más frecuente en España y para la que, como recuerda FACE, “el único tratamiento es llevar una alimentación exenta de gluten durante toda la vida. De esta manera se consigue la normalización clínica y funcional de la enfermedad”.

La ingesta de gluten produce una atrofia de las vellosidades del intestino que conlleva una mala absorción de los nutrientes (proteína, grasas, hidratos de carbono, sales minerales y vitaminas).

La dieta sin gluten se consigue mediante el consumo de productos naturales como carne, pescado, frutas, verduras, leche, y productos especiales aptos para celíacos elaborados a partir de harinas de maíz o arroz (pasta, pan, galletas, dulces, bizcochos…). Deben evitarse, en principio, aquellos productos manufacturados o manipulados por la industria en los que no se tenga una total garantía de su composición o de su forma de elaboración.

Actualmente la FACE sigue reclamando: 

- Una mayor implicación en la resolución de los problemas relativos a la seguridad alimentaria y al etiquetado de todos los productos que consumimos.

- La inclusión de productos específicos sin gluten en las prestaciones sanitarias españolas.

- Campañas de información a la población general sobre la enfermedad celiaca.

- Mayor implicación en el diagnóstico y seguimiento del enfermo celíaco en atención primaria y especializada.

- La obligatoriedad de incluir menús aptos para celíacos al menos en comedores y cafeterías de los organismos públicos, centros escolares, universidades, hospitales, estaciones, aeropuertos y la recomendación de incluir dichos menús en todos los establecimientos de restauración.

- El fomento de la investigación analítica y clínica.

 

 


Imprimir   Correo electrónico