15 de enero - Día mundial de la nieve

“Año de nieves, año de bienes”. Los refranes populares nos recuerdan la importancia de la nieve. Afirman que si nieva en invierno, la cosecha y los animales son más productivos el resto del año.

Los ecosistemas naturales de agua dulce son los más productivos del mundo y su influencia en la economía local es crucial. A pesar de que el 70% de la Tierra está cubierta por agua, sólo una mínima parte es dulce y la mayoría se encuentra congelada en los polos o forma parte de aguas subterráneas, aguas alimentadas, en última instancia, por el deshielo de las zonas más altas.

El principal beneficio de la nieve es su capacidad para producir depósitos en la naturaleza de agua dulce, que luego estarán disponibles en los meses siguientes como la primavera o el verano. La nieve alimenta los acuíferos subterráneos, los lagos, ríos y embalses. De los que dependemos para abastecernos, nosotros y todos los seres vivos del planeta.

El Día Mundial de la Nieve fue una iniciativa de la Federación Internacional de Esquí con el objetivo de promocionar las distintas actividades que se realizan en la nieve sobre todo entre los niños, facilitar a que la gente disfrute el deporte del esquí y otros tipos de deporte que se realizan en la nieve.

Formación de copos de nieve

 

 


Imprimir   Correo electrónico