23 de septiembre - Día Internacional en contra de la explotación y tráfico de mujeres

Un 23 de septiembre en 1913, se promulgó en Argentina,  la Ley N° 9.143, la primera norma legal en el mundo destinada a luchar contra la explotación sexual. Conocida también como “La Ley Palacios”, esta reglamentación marcó la culminación de una de las luchas más resonantes de la historia contra la esclavización de mujeres, niños y niñas para el ejercicio forzado de la prostitución.

 Basándose en esta normativa, la Conferencia Mundial de la Coalición Contra el Tráfico de Personas, instauró el 23 de septiembre como el “Día Internacional contra la explotación sexual y la trata de personas”. Lo hizo en coordinación con la Conferencia de Mujeres que tuvo lugar en Dhaka, Bangladesh, en enero de 1999.

 La trata de personas es un gravísimo atentado contra los derechos humanos que se diversifica en varias modalidades: explotación sexual, explotación laboral, trabajos forzados, tráfico de órganos, etc. De estas variantes, la relacionada con la  explotación sexual es la más numerosa, constituyendo y conlleva un fuerte componente de género, pues la inmensa mayoría de sus víctimas son mujeres y niñas.

Hoy, a más de un siglo de establecida la efeméride, la trata de persones sigue vigente en el mundo y después del tráfico de drogas, armas y órganos, es el negocio transnacional que genera mayores dividendos. Según un informe de las Naciones Unidas las ganancias ascienden a más de 40.000 millones de dólares.

Ban Ki Moon, Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), afirma que “la trata de seres humanos es una industria mundial despiadada que niega a las víctimas sus derechos y su dignidad con el propósito de ganar miles de millones de dólares que se utilizan para las redes de la delincuencia organizada”.

En la actualidad existe una cantidad innumerables de víctimas que permanentemente se cobra el tratado de personas, este delito es un claro ataque y violación de los Derechos Humanos, que indudablemente atenta contra la libertad, la igualdad, la integridad física y psíquica de sus víctimas.

El objetivo de este día es el de crear conciencia entre el público, además de fomentar la lucha en contra de este desagradable delito el cual cada año sigue incrementando su lista de víctimas.

 


Imprimir   Correo electrónico