12 de junio - Día Mundial contra el Trabajo Infantil

En el año 2002, la Organización Internacional del Trabajo (O.I.T.) declaró el 12 de junio como el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, para dar visibilidad a esta situación que afecta a niñas y niños alrededor de todo el mundo. Cuyo objetivo es generar conciencia e impulsar los cambios necesarios para que ningún niño o niña se vea privado de la posibilidad de acceder a la educación, la salud, la recreación y las libertades elementales.

Todos los niños y las niñas tienen los mismos derechos. El trabajo infantil impide el acceso a esos derechos, especialmente el derecho a la salud, a la educación y al juego. Algunas actividades que los niños y niñas realizan en la calle, en el campo o puertas adentro también son trabajo y en muchas circunstancias se las invisibiliza.

Se llama trabajo infantil a toda la actividad económica o estrategia de supervivencia, sea remunerada o no, realizada por niños y niñas menores de 16 años. La prohibición del trabajo infantil se extiende hasta los 18 años cuando se trata de un trabajo peligroso.

Se estima que en la actualidad, cerca de 215 millones de niños trabajan en el mundo, muchos a tiempo completo. Ellos no van a la escuela y no tienen tiempo para jugar. Muchos no reciben alimentación ni cuidados apropiados. Se les niega la oportunidad de ser niños. Más de la mitad de estos niños están expuestos a las peores formas de trabajo infantil como trabajo en ambientes peligrosos, esclavitud, y otras formas de trabajo forzoso, actividades ilícitas incluyendo el tráfico de drogas y prostitución, así como su participación involuntaria en los conflictos armados.

Hay que decir NO al trabajo infantil:

- Porque hay un conjunto de leyes que claramente lo prohíben

- Porque atenta contra los derechos de los niños, niñas y adolescentes

- Porque hay un momento para cada etapa de la vida y cuando se es niño el momento es el de la escuela, con los amigos, jugando…

- Porque sin esto no será posible convertirse en un adulto formado y con capacidades para integrarse en la economía formal que le brinde recursos para mejorar sus condiciones de vida y las de su grupo familiar.


Imprimir   Correo electrónico