Toñi Cañas Álvarez, Lengua, Literatura, profesora y alumnos

“Lo más bonito de mi trabajo es que disfruto el día a día de la enseñanza”

Laura Figueiredo (1 de agosto de 2022)- Trabaja en lo que quería trabajar, la enseñanza de Lengua y Literatura. No le fue fácil, a la cuarta fue la vencida, después de mucho estudiar sacaba su plaza en Instituto de Enseñanza Secundaria Alonso Quijano en Quintanar de la Orden. Un proceso largo el de las oposiciones a la Enseñanza en el que hay que tener muy clara la meta para no tirar la toalla porque por medio hay muchas frustraciones y mucho desánimo. Ella sabía lo que quería, era su vocación y no desistió.

Es Toñi Cañas Álvarez, Licenciada en Filología Hispánica. Cuidadora del lenguaje, de las palabras y del idioma. Un español que lamenta que no mimemos lo suficiente porque no somos consciente de su importancia a la hora de una buena comunicación y de todo lo que supone para un correcto pensamiento y razonamiento. Sí, una vez más leer, leer y leer algo que desde los institutos los profesores no se cansan de promover con la esperanza de que algún día esa lectura sea parte de las aficiones de los jóvenes estudiantes de ahora.

Reconoce en los estudiantes de Secundaria y Bachillerato su capacidad para manejar las nuevas tecnologías con todo lo bueno que suponen a la hora de acceder al conocimiento; de hecho, son alumnos ya nacidos en la era digital. Por el contrario, lamenta que con esas tecnologías, donde la imagen es la reina, se descuide la lectura y con ello la capacidad de comprensión y de expresión tanto escrita como oral.

Toñi nos habla de unas oposiciones que deberían priorizar la prueba de programación que es la que valora cómo y de qué forma acercar a los alumnos los conocimientos. Entiende hasta cierto punto que la comodidad y ahorro del lenguaje lleve al uso de muchas palabras en inglés pese a la riqueza del español. Un idioma que ofrece posibilidades para crear un lenguaje inclusivo. Y es que todo avanza demasiado deprisa.

-Prácticamente estás en mitad de tus vacaciones. ¿Cómo ves la botella medio llena o medio vacía?

No sé, lo que hago es disfrutar de mis vacaciones al máximo tras un curso duro por alguna clase que he tenido. Llego con ganas de descansar sobre todo mentalmente y es verdad que cuando va acercándose septiembre tengo ganas de empezar y mientras procuro hacer lo que me gusta.

 -Este año ha sido año de oposiciones para Primaria. ¿Cómo viviste tus oposiciones en Secundaria? o ¿lo has olvidado?

Cuando ya las has sacado lo ves de otra manera pero, a poco que pienses, claro que recuerdas que son años en los que se pasa por todo. Pasa que son muchas emociones juntas cuando estás estudiando. Te tienes que organizar, sobre todo el tiempo y más cuando estás trabajando, las circunstancias de cada uno son diferentes: familia, trabajo… e ir a la vez estudiando. Es un periodo largo en el que te da tiempo a frustrarte, desanimarte…  pero si algo quieres hay que seguir adelante. Supone sacrificio y mucha fuerza de voluntad. Yo tenía claro qué es lo que quería y pensaba lo bien que iba a estar cuando aprobara haciendo lo que tanto me gusta. Hay ratos en los que pones en duda todo y piensas en tirar la toalla. Pasas por todo. Mira, yo empecé en 2008 y hasta el 2018 no me las saqué tras cuatro convocatorias presentándome en CLM más dos veces en Madrid y una en Andalucía.

“Cuando opositas da tiempo a frustrarte, desanimarte…  pero si algo quieres hay que seguir adelante”

-¿Qué te parece el sistema de oposición en Educación?

Creo que es un poco injusto porque a veces la subjetividad prima más que la objetividad y luego depende del tribunal; los hay más severos y menos severos. Hay que tener muy en cuenta otras variantes al margen de lo que es la oposición en sí, empezando por los puntos que se acumulan o por el número de plazas que se convocan.

-¿Se te ocurre otro sistema más justo?

Mira, el año que viene cambia el sistema pues se elimina la parte práctica, que en nuestro caso es el comentario de texto, y se pasa del tema a la exposición oral de programación en una segunda parte. Es un cambio y no sé el porqué pero lo que sí que haría es cambiar el orden: primero la defensa de la programación y luego, si apruebas, la parte de conocimientos propios de cada asignatura. Lo que importa es calificar y valorar esa programación, si eres capaz de enfrentarte a la docencia y ahí se ve vocación y otras cosas que se necesitan para dar clases. Pero opiniones hay para todos los gustos.

-¿Qué otras cosas se necesitan para dar clases?

Por lo menos empatía y muchiiiiisima paciencia. Sí, se necesitan conocimientos que has ido adquiriendo en tus estudios en la universidad pero la cosa va más allá, se trata de enseñar a una clase de 25 o 28 alumnos, con diferentes personalidades, circunstancias… al margen de los alumnos con necesidades educativas a los que hay que saber atender y adaptar. ¿Cómo enseñas y transmites conocimientos?, ¿cómo abres el interés por conocer a una clase de 28 alumnos? Esa es la pregunta que hay que saber responder en la práctica del día a día.

¿Cómo enseñas y transmites conocimientos?, ¿Cómo abres el interés por conocer a una clase de 28 alumnos? Esa es la pregunta que hay que saber responder en la práctica del día a día.

-¿Volverías a optar por opositar para profesora de Secundaria?

Sabiendo este final sí, pero es duro. Si la vocación está ahí, hay que insistir e insistir y se llega.

-Los comentarios de texto llevan a los estudiantes por la calle de la amargura ¿qué pasa con esos comentarios?

El problema principal está en la comprensión de lo que se lee. A los chicos les cuesta mucho comprender y expresarse sobre todo por escrito y no te hablo de textos literarios de nuestros clásicos, te hablo de cualquier tipo de texto.

-¿Por qué esa mayor dificultad?

Por las nuevas tecnologías. Leen menos y ven más, manda la imagen. Al leer menos y apenas escribir no saben redactar y menos un texto formal en un email. Por no saber, hay muchos que hasta ni siquiera saben saludar y decir los buenos días cuando entran a clase.

-¿Se demonizan las nuevas tecnologías?

Nada más lejos de mi intención. Ahí está todo lo que significaron en pleno confinamiento en los últimos cursos. Nos han permitido seguir dando clases aunque nunca pueden sustituir a la clase presencial. Lo que está claro es que poco ayudan en la capacidad de expresión oral o escrita y de comprensión. Yo les pongo un tema de actualidad y se pasan el tiempo preguntándote por el significado de palabras que están adecuadas a su nivel y las deberían comprender y no te hablo de palabras raras. Se expresan con palabras por debajo de su nivel, empobrecido. La clave está en leer y leer. Hay alumnos que les encanta leer y te sorprenden.

“Las nuevas tecnologías tienen muchas cosas buenas y te abren un universo de conocimientos pero poco ayudan a la capacidad de expresión y comprensión”

-¿Qué tienen de bueno los chicos?

Muchas cosas. El compañerismo sigue estando entre ellos dentro y fuera de clase, se ayudan. Te hacen presentaciones con unas herramientas tecnológicas que hace unos años eran imposibles e impensables pero es verdad, e insisto, que les falta vocabulario y comprensión. No saben buscar información.

-¿Les pondrías un comentario de texto de una canción de Rosalía? ¿Saoko por ejemplo?

Posiblemente lo entenderían mejor que un texto del Quijote y de paso nos los explicarían a nosotras que no entendemos nada.

-¿Es obligatorio leer el Quijote?

En nuestro departamento si queremos que lean un clásico lo que hacemos es trabajar el texto por fragmentos en clase. Si lo mandas para casa no se lo van a leer, se van a aburrir y no lo van a entender y queremos que lean, entiendan, mejoren en ortografía y lleguen a otros textos y los entiendan.

-La asignatura de Lengua y Literatura es de las que las mil y una ley de Educación han respetado. ¿Por qué es tan importante la Lengua y la Literatura?

Por ahora no se ha puesto en duda su importancia. Porque nos comunicamos de forma oral y escrita, tenemos que aprender a expresarnos y para ello hay que saber manejar correctamente nuestra lengua en el da a día y en los diferentes ámbitos. Configura y da forma a nuestro pensamiento y razonamiento, a nuestros sentimientos, ideas… En nuestro caso, esa lengua es el castellano y hay que saber utilizarlo.

“El conocimiento de nuestra lengua configura y da forma a nuestro pensamiento y razonamiento, a nuestros sentimientos, ideas…”

-¿Ven la importancia los alumnos?

En los contenidos de comprensión sí ven la importancia pero cuando llegan a los contenidos de sintaxis, morfología o literatura ya empiezan a preguntar y cuestionar para qué sirve eso. Entonces les digo que el saber no ocupa lugar. En cuanto a morfología y sintaxis les hago ver que son la base de la expresión y la comprensión. Cuanto mejor ordenemos nuestras palabras mejor ordenaremos nuestros pensamientos y mejor nos haremos entender hacia los demás y cuanto más vocabulario más riqueza comprensiva y expresiva.

-¿Lo más difícil como profesora?

Te puedo decir que la burocracia que nos come. De cara a los alumnos lo más complicado es ponerte en frente de un grupo de adolescentes en plena ebullición con un mínimo de motivación en muchos casos y saber crear ese interés por aprender y sacar los conocimientos adelante. Luego está el tema de los comportamientos.

-¿Y lo más bonito?

Para mí disfrutar el día a día de la enseñanza. Es fácil levantarte e ir a trabajar en lo que me gusta tanto. La satisfacción de ver los frutos.

“Es fácil levantarte e ir a trabajar en lo que me gusta tanto”                                  

-Ahora tenéis en vuestras manos si un estudiante promociona o pasa o no pasa de curso. Eso imagino que también será difícil.

Mucho. La ley nos ha creado un dilema pues deja la potestad en la Junta de Evaluación que reúne a todos los profesores que dan clases a un grupo. La ley antes era clara, no se promocionaba en 4º de la ESO con Matemáticas y Lengua suspensa, automáticamente ese niño repetía. Ahora si te queda una o más es la Junta de Evaluación quien decide. Con una titulas prácticamente seguro y si te quedan dos… ahí es donde está el dilema que hemos tenido este año. Hay que valorar las circunstancias individuales de cada alumno así que algunos alumnos con dos suspensas han titulado y otros repiten. Y eso hay que argumentarlo y explicarlo.

“La nueva ley de Educación crea un dilema al profesorado a la hora de tener que decidir si un alumno promociona o pasa de curso”

-¿Lo entienden?

Pues no lo entienden o no lo quieren entender. Y es que yo lo veo muy mal el dejar la decisión a la Junta porque al final en cada centro se hará una cosa. Es necesario que la ley marque unas pautas y no que las deje en manos de cada Junta. ¿Qué pasa en 2º en Bachillerato? Pues igual, titulas con todas las asignaturas aprobadas pero si te quedan una, dos o más se vota y hay gente que se queda con una repitiendo.

-¿Cómo tratamos al castellano?

Un poco regular. No se valora la riqueza de nuestro idioma y de la diversidad lingüística que tenemos en nuestro país.  En lugar de verlo como un motivo de enfrentamiento lo deberíamos tratar como algo que nos enriquece. Lo que es el castellano, le damos más de una patada porque no somos conscientes de la importancia que tiene y no lo cuidamos.

-¿Tendríamos que mimar más al español?

Sí, tendríamos que mimar y cuidar más nuestra lengua, es nuestro medio de comunicación. Nos falta conciencia de la riqueza y vocabulario de nuestro idioma. Aprender más vocabulario para enriquecer nuestra comunicación y nuestro razonamiento.

“Tendríamos que mimar y cuidar más nuestra lengua, es nuestro medio de comunicación”

  -¿El uso de tantas palabras inglesas es enriquecedor?

Nuestra lengua se queda un poco obsoleta a la hora de crear términos y todo va muy deprisa. Es cierto que eso lleva a un abuso de palabras en inglés a veces justificado y otras no son para nada necesarias. También es verdad que el idioma inglés es muy economicista y en una sola palabra dice lo que en español necesitamos varias y eso complica la comunicación.

-Pues ese ahorro en el lenguaje no funciona para el nuevo lenguaje inclusivo ¿Qué opinas?

Es un tema cargado de controversia. Es un hecho que la realidad social está cambiando y con ella el uso de nuestra lengua. Siempre hemos usado el masculino como género no marcado, así diciendo “los alumnos” se incluye a los dos sexos mientras que ahora la tendencia es el empleo de “alumnado” como puede ser “profesorado”. Es cierto también que hay palabras en femenino que tienen unas connotaciones negativas que no tienen las mismas en masculino. Estos hechos hacen que se quieran cambiar ciertas cosas de nuestro lenguaje. Creo que debemos aprovechar las posibilidades que nos ofrece el castellano para crear un lenguaje inclusivo sin necesidad de llegar a palabras que me chirrían en el oído.

“Creo que debemos aprovechar las posibilidades que nos ofrece el castellano para crear un lenguaje inclusivo”

-Para terminar, ¿qué libro nos recomiendas para lo que nos queda de verano?

Uno solo me es difícil. Soy muy de la novela negra y me ha encantado “La Bestia” de Carmen Mola y “Progenie” de Susana Martín-Gijón. Añado ”El italiano” de Pérez-Reverte y … bueno creo que lo que queda de verano ya no da para mucho más.


Imprimir   Correo electrónico

Publicidad

Image
Image
Pertenece a:
Image

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscríbete a nuestro boletín de noticias semanales para seguir la actualidad de Campo de Criptana.

SÍGUENOS
Facebook   Facebook  twitter Youtube

En campocriptana.info utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web. Si quieres saber, To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk