Termina el curso con una merecida felicitación al profesorado

Curso 2020-2021, objetivo cumplido

Laura Figueiredo (14 de julio 2021).- Llegó el final del curso 2020-2021, un curso muy diferente, marcado por la pandemia sanitaria y toda una serie de normas y reglas que han roto con lo que hasta hace poco más de un año era lo normal en nuestros colegios.

Cuando el curso comenzaba en septiembre los más optimistas le daban un plazo de  navidades. Sin embargo, los pronósticos fallaron y los niños y maestros se han seguido encontrando en clase hasta el final, hasta hace tan solo unas semanas.

Todo un éxito que hay que valorar y reconocer. Un esfuerzo que ha implicado a toda la comunidad educativa desde los maestros hasta el personal de limpieza pasando por alumnos y padres. Un trabajo intenso que pronto se convirtió en cotidiano pero que no ha relajado las normas en ningún momento: mascarillas, distancias, grupos de convivencia, turnos, salidas, entradas, termómetros, gel… y mucha, mucha burocracia.

Los colegios de Campo de Criptana pueden decir bien alto “objetivo cumplido”. Un objetivo que ha logrado superar el curso sin brotes surgidos en los propios centros y lo que es más importante y está por encima de todo, a pesar de los pesares los maestros han ejercido su labor principal: enseñar mientras que los niños han aprendido.

Desde “a la vuelta de la esquina” hablamos con tres maestras del equipo directivo del colegio Domingo Miras: Belén Gómez Vela, directora del colegio, Pilar Cruz-Sepúlveda Muñoz-Quirós, jefa de estudios y Josefina Pedroche Abad, secretaria. Ellas bien pueden representar el trabajo de los cinco centros de Infantil y Primaria que hay en Campo de Criptana. A todos ellos y desde este espacio les damos la ENHORABUENA desde el reconocimiento a un trabajo esencial con y sin pandemia.

El Colegio Domingo Miras tiene dos líneas con un total de 371 alumnos organizados en 18 aulas completas. Cuenta con comedor público y el próximo curso abre el servicio de aula matinal. 

-Os ha cundido este año. Veo muy decorado el colegio y parece que entras en el País de las maravillas de Alicia.

Pili.- Es que teníamos muchas ganas de empezar y este cuento es el que hemos trabajado este año con los niños y seguiremos el próximo curso.

Belén.- Tras el confinamiento aquí parecía que había caído una bomba y devastado todos los rincones del colegio. El cole se quedó tal cual pero sin niños y venías y te daba mucha tristeza. Cuando volvimos en septiembre la verdad es que todos teníamos muchas ganas, los niños, los padres, compañeros… ha sido un año con mucha incertidumbre.

-Empezaríais con muchas ganas pero nadie daba un duro por terminar el curso presencial.

Josefina.-  Todos pensaban que a los 15 días íbamos a cerrar incluida la misma administración y no ha sido así. El alumnado ha sido maravilloso.

P.- Yo la verdad es que no me paraba a pensar; era decir todas las mañanas -un día más.- y siempre ha sido un día más. Yo no tenía esa sensación de miedo. Y es que los niños ya entraban sonriendo desde la mañana y era un ambiente que te ayudaba a olvidar la situación real.

J.- El trabajo más grande es al principio, luego ya se va ajustando y normalizando.

P.- Hasta los confinamientos llegaron a normalizarse. El segundo y tercer trimestre normalizamos una situación que era totalmente anormal.

“El segundo y tercer trimestre normalizamos una situación que era totalmente anormal”

-¿Cómo se han portado los niños?

J-P.- Fenomenal.

B.- No necesitas encuestas para saber cómo están, la respuesta es inmediata y los chicos tenían ganas de aprender, de jugar, de verse y estar juntos.

J.- Venían con la lección aprendida de casa y las familias han tenido una labor importante. Ellos no se han quitado la mascarilla para nada ni siquiera en el recreo. Ha sido un ejemplo grande el que ha dado el alumnado a los mayores.

“El alumnado ha dado un ejemplo muy grande a los mayores”

-Tanta norma ¿ha quitado alegría y espontaneidad? 

P.- No, yo me he quedado loca porque pensaba que los niños se iban a estar quejando todo el día con el - seño me molesta la mascarilla- o  -¿seño me puedo quitar la mascarilla?- ¡y qué va! Ellos lo normalizaron desde el minuto uno.

-¿Qué ha exigido al profesorado esta pandemia?

B.-Hay un trabajo intenso que no se ha visto. Han sido cuatro planes de contingencia que había que estar renovando y adaptando. Todo acompañado de mucha burocracia, muchísima. La Administración ha estado a la altura en algunas cosas y en otras se ha echado en falta personal. La limpieza ha sido primordial y hemos contado con dos personas gracias a la Diputación y al Ayuntamiento.

 “Hay un trabajo intenso que no se ha visto. Cuatro planes de contingencia continuamente actualizando y muchísima burocracia”

J.- Organización en recreos rotando niños para que no coincidieran y respetaran los grupos de convivencia. Se habilitó una puerta más para entradas y salidas.

P.- Y se escalonaron esas entradas y salidas. Y a primera hora aquí estábamos todos preparados con el termómetro. Las normas llegaban y nosotros hemos tenido que llevarlas a la realidad y no todos los centros tenemos las mismas condiciones y posibilidades. Hay limitaciones que hay que readaptar y eso es a veces lo más complicado.

-¿Los centros han estado a la altura de las circunstancias?

J.- Sí, sí. Todos los colegios.

B.- Señalar que no ha habido ni un solo positivo contagiado en el centro y que yo sepa en ningún centro de Criptana. Ni de alumnado ni de profesorado. Los contagios han sido fuera y se ha procedido tal y como se nos indicaba en todo momento.

P.- Algo habremos hecho bien.

B.- Otro motivo de orgullo es que en la mayoría de los países europeos las clases han estado suspendidas bien todo el curso o buena parte de él. Ha sido todo un reto.

-Qué ha sido lo peor la mascarilla, el frío, el miedo… a la hora de enseñar.

B, P, J.- La mascarilla sin duda.

P.- La distancia también, el no poder achucharles y no poder trabajar por equipos. La metodología la hemos tenido que adaptar y se ha hecho más individualizada. Esa adaptación metodológica es una de las cosas que más ha costado. Y la expresión… se pierde mucho.

J.- Y estábamos todos un poco sordos. La mascarilla dificulta una buena comunicación está claro.

-Un curso que no tiene nada que ver con cómo acabó el pasado.

B.- Ha sido un curso de recuperar sensaciones, la socialización… hemos disfrutado mucho.

“Ha sido un curso de recuperar sensaciones, la socialización… hemos disfrutado mucho”

J.- Al principio los chicos estaban un poco bloqueados. Habían pedido mucha socialización tras  tanto tiempo en casa sin estar con sus compañeros. Estaban desubicados pero duró poco.

P.- Por eso teníamos tantas ganas de hacer cosas porque el poder volver al cole era un privilegio. Nos quitaron a nuestros niños y eso nos ha hecho valorar mucho más nuestro trabajo, nuestro colegio…

“Desde el principio teníamos muchas ganas de hacer cosas porque poder volver al cole era un privilegio”

-¿Habéis contado con la colaboración del Ampa y familias en general?

J.- Número uno, excepcional y a todos los niveles. Y los padres en general aunque han echado en falta la presencialidad en el colegio. Todo ha sido teléfono y videollamada con ellos.

B.- El AMPA se ha portado fenomenal. Ha sido la primera en ponerse a disposición para lo que hiciera falta y coger la brocha y pintar flechas para un lado y otro.

-¿Qué ha exigido la pandemia más allá de las normas sanitarias?

J.- Un curso intensivo de herramientas informáticas.

P.- Nos hemos tenido que formar.

-La pandemia ha puesto la enseñanza online en primera línea. Una vez probada y trabajada ¿en qué lugar la dejáis?

B.- Pues está claro que ha venido para quedarse.

J.- Ahorra tiempo y facilita la participación. Las reuniones con los padres se han hecho online.

P.- Ha cogido mucha fuerza y se va a quedar sin duda alguna. Pero eso sí, la presencialidad no la sustituye pero la complementa mucho. Las nuevas tecnologías tienen que estar.

B.- Nos proporcionan la inmediatez. Era una asignatura pendiente de la que se hablaba mucho pero nos hemos tenido que ver obligados para que se normalice su uso. De un día para otro tuvimos que aprender, autoformarnos tanto profesores como muchos padres.

-¿Cómo veis el próximo curso?

P.- Yo sigo siendo muy optimista. Lo veo mejor que este.

J.- Creo que daremos pasos en esas actividades que no hemos podido hacer este año. Ahí están las salidas en gran grupo que siempre hemos hecho y que este curso pues no ha podido ser. El año que viene eso lo vamos a hacer.

-¿Qué tal os sentís después de este curso?

Las tres.- Satisfechas.

J.- Y con ánimos.

B.- Con ganas de empezar otro.

-¿Se os ha reconocido vuestro trabajo en la pandemia?

B.- No necesitamos el reconocimiento porque tenemos el reconocimiento diario, el de los chicos.

P.- Ellos han sido los verdaderos héroes y la pandemia creo que les ha dejado un poco olvidados, en un ladito.

J.-“Los héroes de verdad no llevan capa, enseñan”. Ese es el lema entre los profesores en Domingo Miras y está claro que sirve para todos.  

“Los héroes de verdad no llevan capa, enseñan” 


Imprimir   Correo electrónico