Santiago Rodríguez-Manzaneque Sánchez-Manjavacas un infarto y de la vida poco sana al gimnasio

 “No era deportista y me he tenido que hacer deportista a la fuerza y tan contento”

Laura Figueiredo (6 de febrero de 2024).- No concebía la vida sin una copa, un cigarro y con amigos alrededor de un perol de abundante colesterol. Era así hasta que le dio el infarto y todo cambió empezando por adelantar su jubilación y siguiendo por pasar las mañanas en el gimnasio donde hace lo que nunca imaginó y lo que nunca pensó que le iría a gustar.

Es Santiago Rodríguez-Manzaneque Sánchez-Manjavacas, como bien dice reúne todos los apellidos del pueblo en dos. Este criptanense se ha pasado sus últimos trece años, subido a un camión en transporte internacional y con todo tipo de mercancías empezando por las peligrosas. Ha hecho muchos kilómetros y lo peor de todo es que es un trabajo que nunca le ha gustado y que califica de “lamentable” por su dureza.

Admite que ha llevado una vida muy poco sana y que nunca se ha cuidado. El infarto adelantó un poco su jubilación y le descubrió que hay otra manera de vivir y que además se vive muy bien. Es posible vivir sin fumar, sin la copa y sin el platazo de colesterol. Es más, nos asegura que “no sabía, que se iba a estar tan bien sin fumar”. Ahora pasa las mañanas en el gimnasio y no falta ninguna, supera los 17.000 pasos diarios y hasta va al Hogar del Jubilado donde nunca pensó pasar e incluso ha descubierto que no hay tantos "cuentabatallitas" como él creía.

-Santiago, creo que no te pierdes día de gimnasio. Eres de los fijos.

Todas las mañanas, procuro no perderme una. Yo no era deportista y me he tenido que hacer deportista para pasar el tiempo porque antes el tiempo era para trabajar en el camión y ahora no, ahora soy jubilao.

-Y también empujado por las circunstancias.

Le viene muy bien al infarto que me dio y por el que la jubilación se adelantó un poco.

-Vamos que te has hecho deportista por tu corazón.

Por mi corazón y nunca mejor dicho.

-¿Has sido siempre camionero?

¡No, qué va! He hecho antes otros trabajos. Laboralmente yo empecé en la agricultura; estuve cinco o seis años con tractores y trabajando en una empresa con la alfalfa, cuando había mucha alfalfa y se empaquetaba por la noche. Se trabajaba mucho, pero se ganaba mucho. Era un trabajo duro pero el dinero… creo que a todos nos gusta mucho el dinero y nos gusta mejorar.

-¿Y cuándo llega el camión?

Me saqué el carné de los camiones, pero yo seguía trabajando en el campo porque allí ganaba más que con los camiones. Me subo al camión cuando empezó a pagarse peor el trabajo en el campo. Y es cuando me di cuenta que no eran tantas las ventajas como creía. Antes dormía todos los días en casa y con el camión te ibas para toda la semana y seguía trabajando ajeno.

-¿Cómo es la vida del camionero?

Es una vida dura y quien no la ha vivido lo mismo le parece hasta bonita y de bonito no tiene nada. Es un trabajo muy lamentable, la gente no vive la vida, sobre todo familiar que te puedes olvidar de ella porque la ves los fines de semana y deprisa. Y no puedes explicar nada a la familia para que no tengan que penar ellos también; con penar uno es suficiente. Esa es la vida del camión.

“La vida del camionero es una vida dura y quien no la ha vivido lo mismo le parece hasta bonita y de bonito no tiene nada"

-¿Y te subiste a un camión y ya no te bajaste a pesar de lo nada que te entusiasmaba?

Es que hice más cosas. A un camión que tuve yo le puse grúa y estuve trabajando montando estructuras metálicas. Fueron cuatro años y ya después pasé al camión-camión con mercancías peligrosas, internacional… y esos años han sido los peores años, unos trece años.  En mi vida laboral es lo peor.

-Justo en la última etapa que es cuando uno piensa que ya ha ido situándose.

Pues yo no mejoré. Es que yo he sido de los que al ver que se ganaba más en un sitio pues allí que iba y al final te lo gastabas por ahí porque había que mantenerse. Y no le vi ninguna ventaja. Y luego la gente está muy mal acostumbrada.

-¿A qué te refieres Santiago?

En el sentido de tratar al personal, de no mirar si este hombre o la mujer tiene familia, no se tiene la más mínima…

-¿Consideración?

Eso, es que no se miran esas cosas que pueden hacer mejor las condiciones al trabajar y estar más contento.

-Veo que tú de vocación por subirte a un camión y recorrer carreteras nada de nada.

Es que lo mío era subirte a un camión para sobrevivir.

-¿Qué te hubiera gustado hacer?

Pues lo que estuve estudiando en la Escuela Familiar Agraria aquí en Criptana. Además, fuimos los primeros que estrenamos la escuela y primera promoción. Todo eso sobre agricultura llegó a gustarme lo que pasa es que había que irse a trabajar y además me casé muy joven y había que salir adelante.

-En este mundo de trabajos que exigen mucho tiempo fuera de casa ¿la mujer es esencial?

Es más que esencial para que todo pueda salir adelante. Una persona como yo sin la mujer en el pueblo o en casa es muy difícil sobrevivir. Cuando tienes familia e hijos piensas mucho en la casa y te gusta venir y no quedarte por ahí y me hacía los kilómetros que fueran para estar en casa. Sí, alguien se tiene que quedar en casa para estar y educar. Eso ha sido muy importante para que mis hijos tengan una educación normal porque si se crían solos, con poco te sale algún figura. Yo por suerte mis hijos son eso, buena gente y normales. Y hablo de mi como camionero, pero igual digo en el caso de mujeres camioneras que cada vez hay más. Es que es importante tener un sitio donde volver.

“Cuando se trabaja tanto tiempo fuera de casa siempre es importante tener un sitio donde volver”

-Criptana es un pueblo de música y también de camioneros. ¿Se valora vuestro trabajo?

No está reconocido a pesar de lo esencial que es, con y sin pandemia.

-¿Lo más duro?

Trabajar en Europa, es lo más duro. No estamos acostumbrados a trabajar por ahí y no nos preparan para salir. Podemos entender mucho de mecánica y de conducir, pero lo que es moverte fuera y tener que comunicarte no sabemos más que preguntar a los españoles.

 -Y llegas a la jubilación con un infarto.

Que me dio poco antes de la fecha de mi jubilación. Con 64 y no llego a los dos años de jubilao.

-El llegar a la jubilación por un infarto seguro que nunca lo habías pensado.

Para nada, jamás. No me he cuidado mucho y digo la verdad. He tenido una vida que si un día había que irse a tomar unas copas yo me iba a tomar unas copas y si había que comer más de la cuenta pues comía y eso es así y eso no te ayuda a nada. Y es ahora cuando lo estoy viendo cuando me ha dado el infarto.

“He llevado una vida de poco cuidarme y ahora es cuando lo estoy viendo, cuando me ha dao el infarto”

-¿Tu vida ha cambiado mucho?

El cambio es que es rotundo. Veo cómo estoy ahora y cómo estaba entonces y ahora peso 71 kl y he llegado a pesar cerca de 90 y con mi estatura… un barril. Dejé de fumar radical y yo no sabía, que se iba a estar tan bien sin fumar. Es que yo he fumado siempre desde muy crío y no podía imaginar la vida sin fumar, eso no era para mí. No era vivir bien sin embargo se vive mucho mejor de la manera que estoy ahora mismo que de la manera que estaba. Que si había que comerse un chuletón pues a ver quién se lo comía primero.

“Dejé de fumar radical y yo no sabía, que se iba a estar tan bien sin fumar”

-¿Y qué pensabas hacer en la jubilación?

Pues no pensaba en nada. Viviría la vida y punto. Y creo que no es así, que hay otras cosas.

-¿Qué has descubierto además del gimnasio?

He descubierto el vivir sano, el participar en algunas cosas que antes ni se me ocurrían. Yo eso del Hogar del Jubilao no era para mí, y ahora voy algunas veces, echo mi charla con unos y otros. Yo lo veía y me decía -¿tú te crees que voy a pasar yo aquí?- Pues resulta que sí, que sí paso y veo gente mayor y de mi edad y tenemos nuestras buenas charlas. Eso sí, no contamos batallitas porque yo creía que el hogar iba a ser el famoso cuenta batallitas. Y no, no es así. Todo un descubrimiento.

“Yo eso del Hogar del Jubilao no era para mí, y ahora voy algunas veces, echo mi charla con unos y otros y de cuenta batallitas nada de nada”

-¿Cómo con esos antecedentes descubres el gimnasio?

Pues aquí venía mi hija y me dijo que en el gimnasio hay aparatos y podía hacer algo. Y yo pues vale, eso es para otros. Pero iba a una consulta de un médico de la especialidad que fuera y yo les preguntaba – ¿creen que yo puedo ir a un gimnasio a mantenerme un poco en forma? - Y todos me decían – no tenga cuidado y siempre con control de gente profesional-. Y vine y me dicen de empezar al día siguiente. Yo vi eso muy precipitao pero fui y ya son cinco meses.

-¿Desde septiembre? Pues te ha cundido.

Es que como no pierdo ningún día pues esto va palante. Todos los días una hora y cuarto aproximadamente.

-De no pisar un gimnasio a no salir del gimnasio

Pues prácticamente. Y además, es que no tengo otra cosa que hacer y vengo andando desde el otro lao del pueblo. De pasos, que los controlo con el chisme este, hago todos los días de 17.000 a 18.000 pasos. Y antes me tiraba meses sentado en el camión.

-¿Qué es lo mejor del gimnasio?

La sala de máquinas, me gusta. Lo peor son los ejercicios, es lo que más me está costando, aunque ya lo voy haciendo. Flexiones laterales, las cuerdas…

-¿Cómo ves Campo de Criptana?

Yo encantado de la vida. A mí como me falta de verlo ahora donde voy, voy a gusto. Y la gente creo que ha cambiado mucho y se ha culturizado mucho. Hablo con personas que sé que no tienen estudios y veo más cultura en el pueblo. Gente que se ha culturizado cosa que no había antes.

“Estoy encantado con el pueblo, y es que me falta de verlo y ahora donde voy, voy a gusto”

 


Imprimir   Correo electrónico

Publicidad

Image
Image
Pertenece a:
Image

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscríbete a nuestro boletín de noticias semanales para seguir la actualidad de Campo de Criptana.

SÍGUENOS
Facebook   Facebook  twitter Youtube

En campocriptana.info utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web. Si quieres saber, To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk