Rosario Huertas Escribano, nueva presidenta de San Sebastián y cuando no se sabe decir no

“Donde estoy es porque estoy a gusto porque para estar mal se deja y ya está”

Laura Figueiredo (30 de enero de 2024)- La entrevisté pocos días después de las fiestas de San Sebastián. Todo un éxito de actividades y participación y bajo la dirección y el trabajo de una nueva Junta y presidenta. Una mujer que ha sabido unir la juventud de nuevos miembros junto a la experiencia de los mayores con muchos años en la dirección y la mesura que aporta un grupo de mujeres que completan lo que es desde agosto la nueva Junta. Todos ellos, tomaron posesión de su cargo hace unos días bajo la mirada sonriente de un San Sebastián que celebra que la fiesta y la devoción continúen y lo haga además con fuerzas y energías renovadas. Un proceso de cambio que la presidenta ha sabido propiciar consciente de que no era fácil, pero también convencida de que era más que necesario.

Es Rosario Huertas Escribano y lleva en su trayectoria una larga experiencia en participar y ser parte de asociaciones y colectivos de diferente tipo en Campo de Criptana. Responsabilidades que ha desarrollado siempre porque la llaman y aprovechando un gran defecto, no sabe decir no. A pesar de ello, nos asegura que en todas partes ha estado a gusto y aprendido algo. La excepción la hace en el terreno de la política donde quiso echar una mano y salió desencantada.

Nuestra entrevistada es de las personas que no sabe ni cómo ni por qué termina en las juntas de uno y otro colectivo; sabe que si está es para implicarse con un alto sentido de la responsabilidad y si no le gusta, se va porque no hay necesidad de estar a disgusto. Su labor es discreta y si puede pasar desapercibida mejor que mejor. Un mundo, el de la participación voluntaria, que ocupan mayoritariamente las mujeres y que hace que en Campo de Criptana salgan muchas cosas adelante.

Foto León Argumánez : Nueva Junta Directiva de la Hermandad de San Sebastián. En el centro, el ahora vicepresidente, Manolo García-Casarubios, mientras que la presidenta, Rosario Huertas, es la cuarta mujer por la izquierda.  

-¿Cómo estás?

 Bien. Ya sin los nervios de las fiestas pues han pasado y no ha pasado nada. Porque esto lleva mucho en rueda si le pasa algo a un corredor, en las hogueras… ¡Ay madre mía! pero todo bien y contenta.

 Foto Jesús Vaquero

-Las fiestas por fuera han sido un éxito de participación y organización, pero ¿cómo se viven por dentro?

Pues por dentro se viven con mucho trabajo a la vez de con ganas de que todo el mundo disfrute y participe. La gente está contenta y nos felicitan y nos animan.

-Muchas novedades empezando por la propia Junta. -¿Cómo es esa Junta?

La Junta se renovó en el mes de agosto. Pues una Junta donde se une la experiencia de las personas mayores, empezando por quien era el presidente, Manolo, que ahora es vicepresidente y de jóvenes que se han sumado al grupo con muchas ganas e ilusión. Además, estamos un grupo de mujeres entre los mayores y los jóvenes que tratamos de ir encauzando las propuestas y las iniciativas. Por cierto, es una Junta paritaria y por casualidad porque no es algo que haya ido buscando. En la anterior Junta había personas con mucho cariño al santo pero que ya iban teniendo otras limitaciones por edad. Hemos contado con su apoyo y su participación en las fiestas.

-¿Qué buscabas a la hora de hablar con la gente y proponer que formaran parte de la junta de S. Sebastián?

He ido buscando gente que quiera a la hermandad, gente cercana a la Iglesia con valores cristianos porque estamos hablando de una hermandad religiosa y parte de una devoción y eso para mí es importante.

-¿Este proceso era algo necesario?

Era más que necesario. Todos vimos necesaria esa renovación y, de hecho, en las fiestas hemos estado los de antes y los de ahora. Es necesario que sigan con nosotros, que nos apoyen pero que dejen paso a personas que den un cambio y un nuevo impulso.

“La renovación era algo necesario. Contamos con los mayores, pero hay que dejar paso a personas que den un cambio y un nuevo impulso”

 

- Y tú ¿cómo llegas a San Sebastián?

Pues por casualidad y ante la insistencia de Milagros, la mujer de uno de los miembros de la antigua Junta.  Dije en un principio que no. Además, era algo que no me dejaba de sorprender, ten en cuenta que era una hermandad donde solo había hombres y con los que me separaba una diferencia importante de edad. - ¿Yo? ¿por qué? -. Es verdad que mi familia siempre ha estado ligada a la hermandad; mi padre y el tío de mi padre estuvieron en la Junta y el abuelo de mi padre, el abuelo Rafael, fue fundador de la hermandad. Y fue precisamente un tío mío quien ya dio la puntilla y dijo, según se lo contaron, que contaran conmigo y así fue. Todo esto fue el año de la pandemia y llego a la Junta sin elecciones ni nada. Estuve allí durante un tiempo y vi que allí yo sola no podía avanzar. Y es cuando empiezo a traer gente nueva del barrio y todos contentos. Y en el momento adecuado planteamos la necesidad de hacer unas elecciones para renovar la Junta y que fueran los hermanos quienes decidieran. Dimos de alta a la hermandad en el registro de hermandades religiosas y el 15 de agosto, elecciones con lista única y consensuada. Manolo me cede el puesto de presidenta en la lista y él ocupa la vicepresidencia.

-Son procesos complicados.

Son difíciles. No es sencillo decirle a alguien que lleva en la junta 50 años que tiene que dejar entrar a gente nueva. Se sienten echados y no es así porque queremos que sigan, que nos acompañen porque es su casa pero que den oportunidad a gente nueva que aporte vida a la hermandad.

-¿Y la hermandad ha estado más viva desde agosto?

Sí y ya antes. Abrimos toda la Navidad del 22 y la pasada y se puso un belén y toda la Cuaresma con el rezo del Viacrucis. Al paso de la procesión del Jueves y Viernes Santo también abrimos la ermita, es un punto clave, el Calvario y colocamos los estandartes de las hermandades. Y en mayo se rezaron las flores con la imagen de la Milagrosa y abierta a todo quien quisiera ir.

-Parece que nos gustan las tradiciones, pero sin responsabilidades ¿No te da esa sensación?

Es así. Yo en el poco tiempo que llevo en la hermandad hay que ver la cantidad de gente que me paraba por la calle y me decía que si hay que hacer cosas nuevas, recuperar la carrera del lazo, que antiguamente… Y sí, la gente tiene que entender que hoy no se pueden hacer las cosas como hace 20 o 30 años. Hay una cantidad de exigencias que hay que tener muy en cuenta y a las que hay que hacerles frente. Se organizaba una carrera y a correr y ahora lo primero es sacar un seguro de responsabilidad civil y pagar. La cucaña, pues hoy en día haces una cucaña y le pasa algo a un participante y arruina a la hermandad y casi al pueblo entero. Y es que los tiempos han cambiado, se pueden hacer muchas cosas, pero… con más exigencias y cuidado.

-Este proceso es una muestra de que es posible encontrar relevo, pero ¿qué exige?

Demuestra que es posible. ¿Exigir?, no sé lo que exige… encontrar a gente afín a ti, insistir y lo primero de todo intentarlo y mucha paciencia para unir a dos generaciones tan distintas. Hay que mediar en la energía de unos y la experiencia de otros. Sí, demuestra que es posible con mucha paciencia, implicación, ganas y seguro que también con mucha fe porque el patrón también ayuda.

“Esto demuestra que el relevo es posible con mucha paciencia, implicación, ganas y con mucha fe porque el patrón también ayuda”

 

-Rosario, ahora hablamos de San Sebastián, pero eres una personas muy participativa e implicada ¿dónde no estás y dónde no has estado? ¿se nace así?

En ningún sitio en los que he estado me he presentado voluntaria. Quizá mi defecto es que no sé decir que no. En la mayoría de los sitios en los que he estado me han buscado y nunca me he visto capaz de decir no, al final termina siendo un sí. Y además, y creo que en este pueblo pasa, que te ven que estás en algún sitio y estás trabajando pues los demás también van a buscarte. De ahí, el que digan que estamos los mismos en todos los sitios. Es mi impresión. 

“Quizá mi defecto es que no sé decir que no”

 

-Repasamos, has estado y estás en catequesis.

Empecé en grupos de poscomunión y luego ya con grupos de Primera Comunión. Y ya son muchos años y bien. Hacía falta catequistas y me buscaron y ahí sigo.

-Te he visto en natación y muy implicada.

En el Club de Natación he sido tesorera bastantes años. Y ahí sí que había un trabajo casi diario con pagar monitores, entrenador, cobrar recibos…

.Y en el Ampa del colegio Ntra. Sra. del Rosario también te he visto.

Sí, todos los años que estuvieron mis hijas y una buena experiencia. En todos los sitios aprendes algo. Bien, contenta.

-En política estuviste creo recordar.

Sí, pero ahí estuve menos tiempo y menos contenta. Es lo que menos me ha llenado. No repetiría y es que no todo el mundo llevamos los mismos objetivos. El mío era el de echar una mano en un momento que lo veía necesario.

“En todos los sitios aprendes algo. La política es lo que menos me ha llenado, no repetiría”

 

-Y llegamos a la Cooperativa del Carmen a la que le habéis cambiado la cara y resucitado. ¿Qué ha pasado?

Pue yo creo que tiene mucho que ver con el hecho de llegar mujeres a los sitios y que conste que no tengo nada en contra de los hombres. Es verdad que los hombres tienen un trabajo que les impide una dedicación a la cooperativa suficiente y el llegar mujeres más libres de tiempo y con ideas nuevas… y sí, le hemos dado una vuelta.

-Ideas nuevas y mucha valentía.

También. Y ahora que mencionas la palabra idea quiero decir una cosa. Mucha gente tiene una idea muy equivocada de los agricultores y no es para nada con lo que yo me he encontrado. Se piensa que los agricultores, en su mayoría, son personas de ideas machistas y antiguas y todo lo contrario. Las mujeres que estamos en la Junta somos valoradas y apreciadas por nuestros compañeros y en ningún momento ha habido un comentario despectivo, todo lo contrario.

-En este caso tampoco supiste decir no.

Es de los sitios en los que entré con temor a la vez que animada. Cuando me llamaron para formar parte de la lista -¿qué puedo hacer yo allí?. Y fue mi padre y mi tío quienes me dijeron que si me han llamado es que tengo que estar. Me daba vergüenza y pensaba que no iba a aportar nada. Y al final ahí estoy, y desde el minuto uno todos los compañeros de Junta valoraron mi voto igual que el de otro que llevara allí toda la vida. Solo puedo tener palabras de agradecimiento a todos mis compañeros y a la mayoría de los socios de la bodega. Soy secretaria y lo hago a gusto y es que si no estoy a gusto me voy antes que estar a disgusto y no aportar nada.

“Solo puedo tener palabras de agradecimiento a todos mis compañeros y a la mayoría de los socios de la bodega”

 

-¿Qué aportáis las mujeres? ¿Voluntariedad?

Pues no sé qué decirte, tal vez otros puntos de vista. Y también puede ser esa voluntariedad que está más presente en las mujeres.

-Bueno, de todas formas, las mujeres siempre están presentes, aunque generalmente con un trabajo que no se ve.

En el campo seguro que sí, ellas han trabajado y trabajan mucho sacando muchas cosas adelante.

-Y veo que tú si estás en un sitio es para estar. No te valen medias tintas.

Es que estoy para implicarme y como te he dicho, para no estar a gusto, se deja y ya está.

-Y ¿uno se lleva muchos disgustos?

Bastantes, sí. Más de uno y de dos y además yo soy sensible y me duele mucho lo que puedan decir de mí. Por ello, intento siempre no hacer daño a nadie y ayudar a todo el mundo. Soy sensible y hay cosas que me han hecho y me hacen daño.

“Soy sensible y hay cosas que me han hecho y me hacen daño”

 

-¿No has hecho callo tras tantos años?

Para eso no he llegado a hacer callo.

-¿Cómo ves Criptana?

Pues imagino que como tanta gente, Criptana está muy apagada; es una pena salir a pasear. Está triste y no paran de cerrar comercios. Hay un montón de casas que se venden en el centro del pueblo y eso, está triste. El hecho de que el otro día participara tanta gente y la ermita y sus alrededores estuviesen con tanta gente pues fue una alegría y aún mayor acostumbrados a no ver gente en la calle. Me has preguntado cómo la veo y te respondo y ello no quita que sea un pueblo con mucha valía.

 

 


Imprimir   Correo electrónico

Publicidad

Image
Image
Pertenece a:
Image

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscríbete a nuestro boletín de noticias semanales para seguir la actualidad de Campo de Criptana.

SÍGUENOS
Facebook   Facebook  twitter Youtube

En campocriptana.info utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web. Si quieres saber, To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk