Manuel Antonio Manjavacas, Lidia Olivares y la ganadería de la Casa de los Sastres

“Tengo la satisfacción de haber puesto en marcha una ganadería propia, mi sueño”

Laura Figueiredo (9 de diciembre de 2021).- Ve llegar el momento de la jubilación y cuando mira atrás siente el orgullo de haber cumplido su sueño, crear su propia ganadería de ovejas D.O. Manchega. Por lo demás, este ganadero criptanense se muestra muy pesimista con un oficio que desde hace tiempo va prácticamente a pérdidas, con un presente dudoso y un futuro que habla de “especie a extinguir”.

Es Manuel Antonio Manjavacas Simón, cuarta generación de ganaderos “y última” apunta. Ya la gente joven prefiere otros trabajos porque el ser ganadero de tu propia ganadería es duro y no sale a cuenta. Es más, nuestro ganadero afirma que “esto no es una ganadería, es una perdería” y más desde que los lecheros empezaron a poner el precio a la leche con la que después hacen sus quesos.

Junto a él está su mujer, Lidia Olivares Campos, quien se encarga de la parte del papeleo, bancos, subvenciones, pagos… que no son pocos y de echar una mano con las ovejas cuando puede. Ahora su tiempo se va en gran parte ejerciendo de abuela cuidadora de sus dos nietos mellizos, niño y niña. Ella habla de las ovejas como unos animales “tercos y cabezorros y necesitan buenos cuidados”.

Este ganadero de la familia de los quesos La flor de Criptana, apostó por poner en marcha su propia ganadería, La Casa de los Sastres, con el fin siempre de mejorar. Siente que el gremio está olvidado por los propios criptanenses, que las macroganaderías roban el terreno a las pequeñas explotaciones familiares. La palabra “sostenibilidad” le suena muy bonita pero solo a eso y deja claro que la calidad hay que pagarla y eso exige buenos cuidados, buen pienso, alfalfa y paja y el pastoreo en la medida de las posibilidades.

Con mayor o menor pesimismo lo cierto es que Manuel Antonio recorre todos los días los casi 12 km que hay hasta “La casa de los Sastres” para cuidar a sus ovejas, disfrutar de sus perros y pastorear siempre que puede. Algunas de sus 250 ovejas tienen nombre y a todas distingue porque como él dice “no son iguales”. Y eso solo lo puede decir alguien que lleva toda su vida entre sus ovejas y que a pesar de los lamentos las conoce, las cuida y las disfruta.

¿Cómo empieza esta ganadería?

Manuel Antonio.- ¡Adiós! somos cuatro generaciones, mi bisabuelo, mi abuelo, mi padre y yo y ya se termina.

-¿No hay continuidad? ¿No hay caras jóvenes que se quieran hacer cargo?

M.A.- Porque trabajas mucho para lo poco que ganas.

Lidia .-Y son sábados, domingos y fiestas. Siempre,  no hay un día libre. En nuestro caso son dos hijas y están trabajando en otras cosas.

-¿Y pensaste dedicarse a otra cosa o es que era lo que había?

Pues hombre si no hubiera querido ser ganadero no lo hubiera sido pero la verdad es que entonces no iba mal la ganadería; hasta los 80 se podía vivir bien. Siempre trabajando mucho pero no hacía falta tener tanta ganadería para ti solo; ahora es que tienes que tener montón de ovejas… y gastos y más gastos y sueldo el mínimo.

-Las cuentas no salen.

Es que te vienen con el precio puesto, no puedes poner precio a lo tuyo, en mi caso a la leche de las ovejas que es lo que yo vendo además de corderos y estiércol. Me vienen con una cifra ya y lo tomas o lo dejas. Lo pone la industria. Desde el año 17 la leche no es que la hayamos vendido barata es que la hemos estado regalando. Yo hablaba con el lechero y le decía esto no es una ganadería esto es una perdería.

-Lidia ¿y tú cuando te casas sabías lo que era una ganadería?

Ni idea. De novia no sabía lo que era la ganadería y al poco vaya que si me entero de lo que son las ovejitas. Y llevamos casi 50 años juntos.

-¿Y cómo son las ovejitas?

L.-Tercas, cabezorras así son y tienen fuerza. Son tercas, más que las cabras que son más dóciles. Esto es una empresa familiar en la que se trabaja sin nómina. Yo hago la casa y me encargo de los papeleos, banco, ayuntamiento… los papeles. Yo me encargo para que él no pierda tiempo en ir y venir.

-¿Hay más papeles que ovejas?

L.-Sí, muchos.

M.A.- Y en cuanto te falta un papel… ya la tienes liada.

-Empezamos muy quejicosos.

M.A.- Ahora todo se ha complicado y no le veo futuro a esto. Me quedan 10 minutos con las ovejas, intentaré venderlas y si no… toca matadero.

-¿La ganadería sigue siendo la pariente pobre de la agricultura?

M.A.- Pues claro, al menos por esta zona. Cuando los pastores fuimos a Belén ¿cómo fuimos? pues pobres y la cosa ha cambiado poco. Ya éramos pobres cuando nació Jesús y  ricos no vamos a ser.

“Ya éramos pobres cuando nació Jesús y la cosa ha cambiado poco”

-Pero habrá habido años de “ovejas gordas”.

M.A.-Mira cuando nosotros compramos en el 99, la Casa de los Sastres, estaba la cosa bien y se veía lo que hacías. Me eché por mi cuenta con la ilusión de tener mi propia ganadería y no fue el mejor momento porque en cuanto entró el euro la cosa se torció. El trabajar en lo propio  y solo tiene ventajas y desventajas. La ventaja es que tú decides y la desventaja es que ahora no te puedes poner malo y no hay vacaciones. Son 24 horas para mí con el apoyo de mi mujer y mi hija pero lo hicimos y con ilusión y mucho riesgo.

“Me eché por mi cuenta con la ilusión de tener mi propia ganadería y lo hicimos con ilusión y mucho riesgo”

 -¿Cómo es un día en la granja?

M.A.- Pues todos son prácticamente iguales de lunes a domingo. En este tiempo voy a las 8, con luz, echo un vistazo para comprobar que todo esté bien; ordeño y les doy de comer y según el día y la temporada si hay pasto pues ya salgo con ellas y los perros hasta las cuatro que vuelvo a darles de comer y a ordeñar. Cuando no salgo a pastorear, que son la mayoría de las veces, me vengo a casa a comer para volver sobre las cuatro y ya estoy de vuelta sobre las 18.30 o 19h. El pastoreo es mínimo.

-¿Cuánta leche dan?

M.A.- Pues 1 litro por cabeza al día. Para ello es muy importante alimentarlas bien y para eso hay que comprar buen pienso, alfalfa y venga paja. Hay que cuidarlas bien y vaya que si están cuidadas pero eso cuesta dinero.

-El ordeño mecánico ha sustituido al ordeño a mano y las técnicas genéticas ¿Qué han  traído?

M.A.- Pues casi asegurarte que las parideras lo hagan dos veces al año y estar al día de todo lo que va saliendo. El ciclo biológico no llega a ese número.

-¿Te gusta tu trabajo?

M.A.-Me ha gustado y mucho. He disfrutado de mi trabajo y siempre con la idea de mejorar. Yo quería formar una ganadería y la he formado, de ello estoy orgulloso porque la he sacado adelante. Otra cosa es que desde hace tiempo para que te dé de comer hay que echar un montón de horas y tener más ovejas y gente que no es fácil encontrar.

“He disfrutado de mi trabajo y siempre con la idea de mejorar”

-Se habla mucho del comercio de proximidad, de lo local y cercano, de calidad y productos artesanales.

M.A.- Se habla mucho pero no se ven los resultados.

-Pues lo de la sostenibilidad está de moda.

M.A.- Está de moda la palabra que queda muy bien pero luego lo que se ponen son macroganaderías que poco tienen que ver con todo eso.

“La palabra sostenibilidad está de moda y que queda muy bien pero luego lo que se ponen son macroganaderías que poco tienen que ver con todo eso”

-¿Las macroganaderías han ganado el terreno a las ganaderías pequeñas y familiares?

M.A.- Lo grande siempre se come a lo pequeño. Es lo que da dinero, tener muchas cabezas de ganado con mano de obra poco profesional y en donde el que se mueran las ovejas importa poco. Un día tienes dos contratados al otro tres y al otro ninguno. Hoy están y mañana no están.

-El cliente en qué se fija más ¿en el precio o en la calidad?

M.A.- Pues hay de todo. Todavía hay gente que está dispuesta a pagar más por calidad aunque lo que se lleva es comprar a menos precio sin fijarnos en más. La calidad hay que pagarla y no se paga. La mayoría de la gente no sabe ni cómo se sacrifican, ni qué pienso se les da, si salen a pastar o no… en fin que para muchos se trata de llevarse a casa un cordero o un queso al mejor precio posible sin fijarse en mucho más.

-¿Se sienten olvidados por los propios criptanenses?

M.A.-La ganadería es una especie a extinguir y en Criptana se acuerdan poco de que aquí también hay ganadería además de agricultura que es cierto que siempre ha sido más. Mira, la gente ve a un pastor con su ganado y enseguida a hacer fotos, ven un tractor y ni caso. Y es que aquí quedan ocho ganadería

entre ovejas, cabras y una de vacas cuando llegaron a haber pues más de 40.  Nos sentimos olvidados.

-Lidia tú vida cómo ha sido en la ganadería.

L.- Siempre que he podido me he ido con él. Antes eran muchas tardes y los fines de semana ahora desde que ejerzo de abuela de dos mellizos lo tengo más complicado y tengo poco tiempo. Mira, antes incluso me organizaba para pintar un rato por las tardes que es mi gran afición. Ahora no tengo tiempo para nada. Contamos con la ayuda de una de mis hijas, Cristina que sí ha echado muchas manos y ahora lo sigue haciendo cuando puede pues está trabajando en otra cosa. Mi otra hija es asmática y lo ha tenido más difícil.

-Pues veo a Manuel Antonio poco optimista.

L.- Le pillamos ya cansado pero hace años se comía el mundo.

M.A.-Ahora las ovejas ya pueden conmigo. Pero claro que he luchado con ellas. A ser ganadero hay que aprender y cualquiera no lo es; hay que saber y entender a las ovejas. Pastorear y dirigir el ganado para que no se coma ni una pámpana no es fácil y ahora están con cursos de pastor ¿y quiénes van? pues la mayoría extranjeros. Hay que tener buena mano y buenos perros. Y a ver qué haces cuando tienes que sacar el cordero de la madre y saber cómo tirar.

L.- La gente asocia al ganadero y sobre todo al pastor con gente inculta y eso no es cierto para nada al menos ahora.

“A ser ganadero hay que aprender y cualquiera no lo es”

-Manuel Antonio no te aburres.

M.A.- Para nada, siempre hay algo que hacer. Ahora cojo mi Ebro 55, que es una joya, y me voy a sembrar en lo mío para tener un poco de pasto porque aquí todo son cepas y hay poco donde pastar.

-¿Es un trabajo muy solitario?

M.A.-Tengo a los perros y la gente que pasa por aquí que no es poca.

L.- Tiene vecinos agricultores, es una zona muy frecuentada. Se visitan y hablan un rato.

M.A.- No me siento solo en mitad del campo, estoy muy visitado. A veces me entretengo de más y deseo estar solo.

L.- Y si no coge el móvil y nos llama o se pasa horas hablando con Salus (Salus Muñoz, ganadero en el camino de la Cantera) que son muy amigos.

M.A.- Y también tengo la radio aunque repiten veinte veces lo mismo. Y te dicen los grados y pienso que no es para tanto. ¡Ostras la Filomena! se congeló todo incluidos los grifos.

-Preséntanos a tus perros.

M.A.-Son buenos perros. Está Kunfú  que es un perro lobo, la Rubia que es una perra vasca y la Loli que es cruzada con border collie. ¡Ah! y Pitufa que solo vale para comer.

-¿Tienen nombre las ovejas?

M.A.-Algunas y otras no.

-¿Y las distingues?

M.A.- A todas y a los corderos.

-No me lo puedo creer.

M-A.- Pues no te lo creas y es que tú no estás con ellas todos los días. No son iguales.

-¿Y sabes la que falta si alguna se pierde?

M.A.- Pues sí y cuando se pierde alguna toca ir a por ella aunque si es cerca vuelve sola. Si no toca dar parte a la Guardia Civil. Todas llevan su microchip y se sabe de quién es.

-¿Cómo ves tu trabajo echando la vista atrás?

M.A.- Pues con la satisfacción de haber puesto en marcha una ganadería propia, mi sueño. Miro muchos años de pelea, unos años que pasan muy rápido.

-Cuando te jubiles dentro de poco más de un año ¿Qué vas a hacer?

L.- Habrá que buscarle algún entretenimiento.

M.A.- Pues no hacer nada por la mañana y por la tarde descansar de no hacer nada. 


Imprimir   Correo electrónico

Publicidad

Image
Image
Pertenece a:
Image

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscríbete a nuestro boletín de noticias semanales para seguir la actualidad de Campo de Criptana.

SÍGUENOS
Facebook   Facebook  twitter Youtube

En campocriptana.info utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web. Si quieres saber, To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk