La Madre de Dios, un espacio abierto a la devoción a Jesús Nazareno

“La gente siente una necesidad mayor de arrodillarse ante la imagen de Jesús”

Laura Figueiredo (15 de diciembre 2020).- La Madre de Dios sigue teniendo sus puertas abiertas desde que a principios de verano la Hermandad decidiera volver a facilitar el culto como siempre se había hecho hasta que llegó el confinamiento por motivos de la pandemia. Y  el tiempo les ha dado la razón, el presidente de la Cofradía Ntro. Padre Jesús Nazareno y María Stma.de la Soledad Angustiada, Miguel Ángel Muñoz Huertas, asegura que no se trata solo de mantener una tradición sino de responder a una necesidad de muchos criptanenses, el encuentro en la oración con Jesús Nazareno.

Hasta la Madre de Dios son bastantes los vecinos que todos los viernes por la tarde se acercan para rezar al Nazareno con una devoción que va mucho más allá del tiempo de Cuaresma y Semana Santa. Ahora además  “la pandemia ha traído situaciones muy complicadas y tristes y la gente siente una necesidad mayor de arrodillarse ante la imagen de Jesús”.

Hasta la Madre de Dios llegan todos los viernes por la tarde caras de siempre que retoman la costumbre de la visita semanal al Nazareno y caras nuevas que encuentran un rato de recogimiento y silencio en la ermita. Y cada una con su historia, muchas entrañables y casi siempre relacionadas con enfermedades aunque no faltan problemas familiares y muy personales. Y es que la gente tiene necesidad también de contar y de hablar y con gestos sencillos y palabras breves es mucho lo que transmiten. Es, como bien dice Miguel Ángel Muñoz, parte de una fe popular siempre intensa y fiel.

Son promesas, ofrecimientos, agradecimientos… y más de una vez gestos generosos con donativos, flores y pequeños detalles que acercan hasta la imagen de Jesús. Como la flor que hace poco entregaba un joven con su familia dando las gracias tras haber superado un examen importante para todos ellos. O esa abuela que podía cumplir con la tradición, llevar en sus brazos ante la imagen a su nuevo nieto pidiendo su bendición. 

 

Preparando la Navidad

La ermita, de la mano de la hermandad titular de la misma, se prepara para la Navidad. En pocas semanas la Corona de Adviento que está colocada en el altar será sustituida por la figura de un Niño Jesús. Este año, y tras muchos, el tradicional belén de la Madre de Dios no podrá montarse.

Hay que recordar que la Madre de Dios acoge también a las hermandades del Santo Entierro y Ntra. Sra. de La Piedad y la de San Antón. Además y hasta hace dos años albergaba y cuidaba de la imagen de la Virgen Inmaculada que en 2018 volvía tras 34 años a su casa, la ermita de la Concepción junto al cementerio.

En los tiempos que corren es difícil mantener las ermitas abiertas. La Madre de Dios abre los viernes por la tarde, de 16.30 a 20h y cuenta con dos hermanos voluntarios. Son ellos, Santiago Sánchez y Pedro Oliva quienes se encargan de que las normas sanitarias se cumplan de manera estricta de tal manera que todo el que quiera acercarse hasta la ermita lo haga con toda seguridad.

 


Imprimir   Correo electrónico