La Junta del Cristo de Villajos y la satisfacción de un trabajo bien hecho y responsable

El Cristo de Villajos, centro de las fiestas más que nunca

Laura Figueiredo (8 de septiembre 2020).-La Octava ponía el punto y final a las fiestas de Campo de Criptana en torno al Cristo de Villajos. Además ha sido Él, el patrón de la Villa, más que nunca el centro de la festividad pese a todas las limitaciones. De ello, se ha encargado la Junta Directiva de la Hermandad que ha visto concluir un mes de agosto intenso pero “con la satisfacción total de un trabajo bien hecho y responsable”.

Así nos lo comenta el presidente, José Alberto Cruz Martín-Serrano, quien muestra su alegría y la de sus compañeros por haber podido llegar hasta el final del programa y organizar la festividad pese a la complicación en medio de una pandemia sanitaria y con la incertidumbre y la duda siempre presentes. Lo importante para él es que el Cristo ha abierto sus brazos a todas las personas que se han acercado hasta el santuario y lo ha hecho de una manera más cercana si cabe que nunca. “Él, nos decía José Alberto, ha sido el centro de las fiestas junto a la Virgen y las Eucaristías” que se han ido celebrando desde la parroquia criptanense. Y es que una vez que se fueron descartando todos los actos imposibles de realizar, dadas las circunstancias y unas normas sanitarias cada vez más restrictivas, lo que quedaba era lo más importante, el Cristo de Villajos en su santuario con las puertas abiertas para un rato de oración cercano y en medio del silencio. El presidente del Cristo sabe que en todas esas oraciones ha estado seguro que presente una petición: que se acabe pronto esta pandemia y nos deje vivir en paz.

"Lo que quedaba era lo más importante, el Cristo de Villajos en su santuario con las puertas abiertas para un rato de oración cercano y en medio del silencio"

Las fiestas del Cristo terminaban cumpliendo la tradición. No hubo llevada pero la imagen, expuesta en el altar de la ermita, lucía el fajín que el año pasado estrenaba para la traída. No hubo Octava en el mismo santuario, pero fueron muchas las personas que desde Criptana y otros pueblos se acercaron de manera constante y ordenada a la ermita y tampoco faltaron los hornazos que este año sabían mejor que nunca. José Alberto nos explica cómo además los devotos llegaban buscando la hora de oración para poder participar en ella.  

Se ha llegado hasta la Octava tras estudiar y descartar muchas propuestas y tener que reinventarse continuamente para dejar al descubierto lo esencial, “lo que la gente necesitaba era acercarse al Cristo desde el recogimiento” afirma el presidente.

Por medio, no ha faltado el programa del Santísimo Cristo que se repartió entre los hermanos y miembros de la Hermandad. Para José Alberto no se trataba solo de cumplir una tradición sino de trasladar al pueblo la “memoria” de un año y el trabajo realizado por la Junta así como las obras realizadas en el tejado del santuario. Unas obras que vuelven a descubrirnos nuevos datos de la historia de la ermita y en definitiva de Campo de Criptana.

"La Junta ve el resultado final incluso por encima de las pretensiones iniciales”

La Junta ve el resultado “por encima de las pretensiones iniciales” y siente el cansancio más psicológico que físico tras tanta toma de decisiones y cambios incluso en el último momento. Sí, puede que lleguen cansados pero ya tienen en mente las nuevas obras y objetivos para el 2021 al que espera que lleguemos todos reforzados y siempre con la esperanza de volver a levantar las tiendas de campaña de los campamentos del Cristo el próximo verano. Eso significará muchas cosas buenas que agradecer al Cristo de Villajos.

"Ya tienen en mente las nuevas obras y objetivos para el 2021 al que espera que lleguemos todos reforzados y siempre con la esperanza de volver a levantar las tiendas de campaña de los campamentos del Cristo el próximo verano"


Imprimir   Correo electrónico