José Vicente Arias Masa, cuando el juguete se convierte en una empresa

“No me imagino a los niños de ahora jugando a las canicas”

Laura Figueiredo (29 de mayo de 2024)- La empresa fue una herencia familiar y él lo que ha hecho es dar pasos hacia delante. Ha convertido lo que empezó siendo una pequeña tienda en la calle Castillo de Campo de Criptana, en una red con cuatro establecimientos en la comarca y tres en Córdoba. Una empresa que suma a su haber la ilusión que acompaña a cada juguete. 

Hablamos con José Vicente Arias Masa quien supo ver las ventajas de formar parte de una cooperativa juguetera y apostó por ser parte de Juguettos. Antes, había aprendido de su padre la importancia de trabajar, trabajar y trabajar para salir adelante con las ideas e iniciativas. A ello hay que sumar la valentía para invertir, las miras de futuro y la continua renovación “de lo contrario, estás “muerto””.

José Vicente nos cuenta cómo el mundo del juguete no es ajeno a los cambios que se producen a toda velocidad. En poco tiempo se dejó de vender balones y patines en las Primeras Comuniones para ser el móvil y las tabletas los objetos más deseados. La electrónica ha invadido al juguete y con ello la forma de jugar. Se suma la venta online, que, para nuestro entrevistado, ha sido y es el cambio más radical de los últimos años.

Paralelamente, José Vicente nos cuenta cómo han cambiado los padres y los niños y como consecuencia los propios juguetes. Lo que cambia, pero mucho más despacio, es el tema de los juguetes para niños y los juguetes para niñas. Una diferenciación que siguen haciendo grandes y chicos.

Nuestro juguetero criptanense nos recuerda los juegos de su infancia en la calle y sin necesidad ni de grandes ni de pequeñas instalaciones. Ve difícil que un niño de ahora juegue a las canicas, aunque señala, y con razón, que tampoco nadie les enseña.

  -¿Cómo estás José Vicente?

Bien, cumpliendo años y se notan, pero al píe del cañón.

-¿Por dónde te vemos más por Córdoba, Alcázar, Criptana…?

Normalmente estoy aquí, en Alcázar que es donde tengo la oficina y el almacén, pero sí es verdad que me gusta ir a las tiendas para estar en contacto directo, ver

 

necesidades, hablar con los empleados y conocer las inquietudes de los clientes. Actualmente, además de la tienda de Criptana y Alcázar tenemos en Tomelloso y Quintanar de la Orden y ya en Córdoba contamos con tres, por lo que es importante recoger información de todas.

-Empresario del juguete, pero antes lo fue tu padre, José Vicente ¿Qué aprendiste de él?

Pues sobre todo y desde el punto de vista empresarial aprendí a trabajar, trabajar y trabajar. Para ello es muy necesario que te guste tu trabajo y tener ilusión por avanzar, con visión de futuro. A día de hoy todo avanza muy deprisa y tienes que tener una buena base y una formación continua y hablo a todos los niveles. 

“De mi padre desde el punto de vista empresarial aprendí a trabajar, trabajar y trabajar”

 

-¿Por qué juguetes? 

Pues por herencia familiar y además es un mundo bonito con ese valor añadido de repartir ilusión entre los más peques. Mi padre comenzó en un negocio familiar con sus hermanos vendiendo periódicos, revistas y libros. Luego ya se puso por su cuenta y es en la tienda de la Calle Castillo, 4 que actualmente lleva mi hermana Ana, donde poco a poco va ampliando los artículos y entre ellos, los juguetes, que, debido a su volumen, tuvimos que buscar una nueva ubicación en Castillo, 15, para después reubicarnos en la actual tienda ya con el nombre de Juguettos.

“El mundo del juguete es un mundo bonito con ese valor añadido de ilusión

 

-Como empresario hay que tomar muchas decisiones ¿Da miedo?

Creo que hay que ser valiente, si no lo eres y no miras hacia delante y te quedas parado, pues estás “muerto”. Siempre hay un riesgo y hay que arriesgar. Eso sí, siempre dentro de ser comedido y pensar bien las cosas. Si te gusta tu trabajo, lo demás viene rodado.

El empresario tiene que ser valiente, mirar hacia delante y trabajar mucho; si te quedas parado estás muerto”

 

-En el 92 abres Juguettos en Campo de Criptana ¿qué ha cambiado desde entonces?

Sería más bien qué no ha cambiado. El hecho de entrar en Juguettos, una cooperativa del juguete, ya fue un cambio radical en la forma de trabajar y recuerdo la novedad que supuso el editar y repartir catálogos de juguetes en el pueblo. Y de ese pequeño detalle a todo lo que ha traído la tecnología aplicada al juguete desde los vídeo juegos de hace años a la venta online que ha sido el último cambio realmente radical. 

-Tuviste que sumarte al carro.

Claro, tienes que sumarte y además ser competitivo; jugar con las cartas que hay en el mercado.

-¿Se compra más cara a cara u online?

Nosotros más cara a cara en las tiendas, pero es verdad que el online va en aumento. No sé en qué momento se llegará a estabilizar, pero creo que al final quedará público para todo. Gente que le guste ir a una tienda física y gente que le guste online o que no tenga más remedio. Hay que tener en cuenta, que el online no deja de ser una opción para quienes disponen de poco tiempo, pero también hay público que le encanta hacer “shopping”.

-Lo que está claro es que la tienda física va a ir reduciéndose.

Va a ir a menos y ya está pasando y hablo del comercio en general. Mira la misma calle Castillo ahora. La calle Castillo era un hervidero de tiendas y ahora no tiene nada que ver. El futuro desde luego es complicado para ese pequeño comercio y lo cierto y verdad es que es hacia lo que vamos y es triste. Calles que en unos años quedarán sin ambiente y sin esa iluminación que da tanta alegría a la calle y sobre todo vacías de gente que es la que da vida.  Primero ocurrirá, y ya está ocurriendo, en poblaciones pequeñas, luego en las intermedias y terminaremos en las ciudades. Al final quedarán algunas tiendas de referencia de grandes marcas y poco más. Tiene que haber un caldo de cultivo por parte de las administraciones que propicie el tener abierta una tienda; y ya no te hablo de abrir tiendas nuevas, sino para poder mantener las que hay y hoy en día no se da. Estamos en un periodo de transición.

 “La compra online nos lleva a un panorama muy triste en nuestras calles”

 

- ¿Qué ha cambiado más los niños, los juguetes o los padres?

Yo te diría que los padres primero por el ámbito social. Después de los padres vienen los niños y como consecuencia los juguetes. A día de hoy es impensable que un niño de Primera Comunión pida un juguete, es algo extraño o poco usual. Piden principalmente teléfonos móviles, tabletas o el viaje a Disney que hace tiempo que está de moda. Antes se vendían yo que sé… microscopios, patines, monopatines, balones… y eso ha cambiado mucho.

La consecuencia de esto es que hacemos mayores antes a los niños. El primer paso a los cambios se dio con las vídeo consolas: la Play, la X Box o la Nintendo y todo eso sigue existiendo, aunque a un nivel muy superior. Todo ha ido evolucionando porque los niños tienen acceso a jugar por otras vías y sobre formatos electrónicos. Mira el Scalextric, no tiene nada que ver con los del mando y cable, actualmente van sin mando y sin cable y te permiten hacer adelantamientos o las muñecas que lloraban mediante unos pequeños discos y ahora lo hacen con chips electrónicos, eso ya hace mucho tiempo que quedó para la historia. 

“Creo que los primeros que han cambiado más son los padres por el ámbito social; después los niños y como consecuencia los juguetes”

 

-¿Se sigue esperando a los Reyes Magos o ahora hay Reyes Magos todo el año?

Hay más Reyes Magos a lo largo de todo el año que antes pero aún, así, en España estamos a la cola de Europa a la hora de consumir juguete a lo largo de los doce meses. Aquí sigue habiendo mucha concentración de juguetes en Navidad. Llevamos muchos años, tanto vendedores como fabricantes, intentando repartir la venta durante todo el año; lo que decimos desestacionalizar la compra, pero cuesta, al menos en nuestro país. 

-¿El cliente sigue buscando juguete para niño y juguete para niña?

La realidad es que, por lo que vemos en las tiendas, se sigue pensando en el juguete de niña y en el juguete de niño, aunque menos que antes. En los colegios y en todos los ámbitos de la sociedad se trabaja para que eso no sea así y algo ha cambiado, pero todavía nos llevará tiempo. Nosotros clasificamos los juguetes por familias de juguetes y nunca por niños o niñas. 

Se sigue pensando en el juguete de niña y en el juguete de niño y la realidad es esa al menos hoy por hoy”

 

-Pero ¿quién manda el niño o los padres?

Quien compra se deja llevar mucho por lo que quiere el niño y muchas veces con independencia de que sea o no adecuado para su edad. Cada vez se pide menos consejo en la propia tienda. 

-¿A qué jugabas tú de niño?

Pues soy de la generación en la que todavía éramos de jugar en la calle mucho y ese tipo de juegos se debía incentivar en las familias y en los colegios. Están demasiado metidos en los móviles que está bien, pero con prudencia. Creo que eso debe generar mucho aislamiento y soledad. Recuerdo jugar en la calle a todo: al pillapilla, al fútbol con dos botes de portería, al bote bolero, a las chapas, al trompo, canicas… Algunos de estos juegos iban por modas temporales que se volvían a repetir al año siguiente. Antes salías y siempre te encontrabas con gente para jugar o charlar y no hacía falta que las madres o padres te llevaran y trajeran…no había ese temor de que te pasara algo, como ahora.

-¿Ves a los niños de hoy dejando el móvil y jugando a las canicas?

No, no les veo, pero también es verdad que no conocen mucho este tipo de juegos. Hace poco me decía un papá en un cumpleaños que se había llevado a los niños a San Isidro a jugar y les puso a jugar a los bochetesy se tiraron toda la tarde jugando y los críos encantados y deseando repetir.

-En todo este proceso te ha acompañado tu mujer Elsa.

Sí por supuesto, además el primer paso que dimos fuera de Criptana me vi muy apoyado en ella y fue ella quien empezó en Alcázar y allí sigue yendo. Ella es parte por supuesto de la empresa. Además, está también mi hermana Rosa Belén que está en Tomelloso y también es un apoyo y socia en la empresa.

-¿Sigue habiendo espacio para la música en las tiendas?

Seguimos en Criptana y Quintanar. Iniciamos esa línea más que como negocio, por el cariño que siempre he tenido por la música.

-¿Tú eres músico?

Sí, o al menos lo fui. Estuve en la Filarmónica con la trompeta y siempre he mantenido relación con la banda. Aprendí a tocar en la propia banda con el maestro Angulo y después estuve con la orquesta “Estudio V” y “Maestronic”, aunque poco tiempo.

-¿Cómo ves Criptana?

Un pueblo cuidado en su riqueza patrimonial, pero que genera poco empleo. Se vive bien, pero para quedarse se necesita trabajo y falta trabajo… los jóvenes se van.

-Se necesitan empresarios dispuestos a invertir.

Se necesita gente dispuesta a arriesgar y a trabajar mucho y se necesitan mayores facilidades y apoyos por parte de las administraciones. 

 

 

 


Imprimir   Correo electrónico

Publicidad

Image
Image
Pertenece a:
Image

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscríbete a nuestro boletín de noticias semanales para seguir la actualidad de Campo de Criptana.

SÍGUENOS
Facebook   Facebook  twitter Youtube

En campocriptana.info utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web. Si quieres saber, To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk