José Andrés López de la Rica, “Aristócratas conversos” con mucho humor y ganas de reír

“El humor es una buena guarnición en cualquier plato”

Laura Figueiredo (14 de octubre de 2021).- Llega José Andrés López de la Rica con “Aristócratas conversos”, una comedia y un cartel que garantizan la risa. Y llega además en un momento en el que la normalidad se abre paso con ganas y entusiasmo; en una situación en la que el humor se convierte más que nunca “en un magnífico analgésico para tolerar la cantidad de dramas que vivimos”.

José Andrés López de la Rica de la mano de la Asociación Cultural Docevientos cuelga en el Teatro Cervantes de Campo de Criptana el cartel de “Aristócratas conversos” que se representará el 22,23 y 24 de este mes de octubre. El elenco de actores une la experiencia de Diómedes Ortiz, Juan Carlos Peinado y Antonio Miñán con caras nuevas en el arte del teatro, Mireia Panadero, Manuel Iniesta y Raquel Manzanares.

El humorista criptanense nos habla de una comedia que escribía poco después de otra comedia suya “Clown", en 2014. “Es, nos dice, una locura que se me ocurrió porque me apetecía escribir una comedia en verso” Y eso hizo, para sacarla años después y ponerse manos a la obra apoyado por la Asociación Docevientos y con su presidenta, Alicia Manjavacas, como codirectora.

El tema es, tal y como nos explica su autor, “una familia de aristócratas venida a menos que intenta que no se les note las costuras y en su afán de querer mantener su estatus se meten en un follón que cada vez se va liando más y más”. Cuenta con todos los ingredientes para crear una pequeña comedia que se resuelve y se desarrolla además en verso, palabra con la que juega en el título. “El verso, señala, José Andrés, encaja muy bien en alguien que intenta aparentar lo que no es, es frívolo y muy apropiado para la comedia; aporta una comicidad a los textos que es difícil de lograr con la prosa”. Es así como los actores dan vida a situaciones ridículas, dibujando una familia patética que provoca la risa del público.

“Los actores dan vida a situaciones ridículas, dibujando una familia patética que provoca la risa del público”

“Más parones que el Guadiana”

“Ahora es el momento innegable para el estreno, con un aforo liberado al cien por cien y con gente con muchas ganas de ver teatro, de reírse”. Unas condiciones que permiten que tanto el público como los actores disfruten de la obra unos desde el patio de butacas y otros desde el escenario. Los primeros pasos se daban en mayo de 2020 “cuando estábamos pandémicos perdidos”. Y así ha pasado, los ensayos y puestas en marcha “han tenido más parones que el Guadiana”. De hecho, las miras estaban puestas en las pasadas navidades y es casi un año después cuando el cartel de estreno universal se cuelga en el Cervantes. Es el momento para poner humor y mirar las cosas con cierta distancia.

“Es el momento para poner humor y mirar las cosas con cierta distancia”

José Andrés nos explica que para él no es ni más fácil ni más difícil hacer reír o llorar. “Lo difícil, afirma, es hacer las cosas bien”. Reconoce que cuando hablamos de la comedia es algo muy subjetivo y muy particular. “Es un hermano controvertido, añade, rara vez una comedia gana un Óscar o premio, pero tiene el favor del público que es donde sí que gana la comedia”.

El humor, un buen analgésico

La comedia, tiene claro José Andrés, que es un buen analgésico incluso en plena pandemia. Se trata de buscar la manera de sacar comedia incluso en medio del dolor y asegura que hay muchas maneras de hacerlo. Habla de ella como una buena medicina que a él le sirve y que no es obligatoria pero sí muy recomendable. “No digo que tenga que ser obligatoria, pero como punto de vista y manera de afrontar las cosas la comedia quita hierro y da distancia”. La decisión de cómo afrontar las cosas es una decisión muy personal, pero nuestro artista insiste en que “las historias más trágicas se pueden disfrazar de comedia y que ayudan a superarlas yo no tengo ninguna duda. A mí me sirve.”

José Andrés termina afirmando que “la comedia es una buena guarnición en cualquier plato y no viene nada mal porque siempre estás mejor después de reír”

“La comedia es una buena guarnición en cualquier plato y no viene nada mal porque siempre estás mejor después de reír”

Miedo al aburrimiento

Está claro que José Andrés no sabe lo que es el aburrimiento, palabra que para él es enemiga de la felicidad.

El confinamiento para él y sus compañeros en “Corta el cable rojo”, acababa en agosto de 2020 cuando vuelven a abrir el Teatro Gran Vía en Madrid y desde entonces no han parado. La sala, ya con aforo libre desde hace unas semanas, se llena y es que hay ganas de salir y de reír. “Corta el cable rojo” lleva desde 2015 en Gran Vía con siete funciones semanales y todas diferentes al tratarse de un humor improvisado.

En la cabeza de nuestro gran artista del humor siempre bullen ideas y proyectos. Siempre hay retos y no solo humorísticos también deportivos. Hacer deporte para José Andrés es una necesidad para liberar tanta energía como lleva dentro y asegura que es como la risa, después siempre te vas a sentir mejor y los problemas van a ser menos. Por lo pronto su reto tiene fecha y sitio, el maratón de Valencia el 5 de diciembre de este año.

Mientras, los criptanenses tenemos una cita con “Aristócratas conversos”, una comedia escrita y dirigida por José Andrés López de la Rica, con un buen elenco de actores y lo mejor de todo, muy recomendable para reír a pesar de los pesares.

Información sobre horarios y venta de entradas: https://www.campodecriptana.info/agenda/eventos-culturales/culturales/ya-a-la-venta-las-entradas-de-aristocratas-conversos-la-nueva-obra-de-teatro-criptanense


Imprimir   Correo electrónico