Guillermo Díaz Díaz-Parreño, un joven criptanense policía municipal en Madrid

Guillermo Díaz Díaz-Parreño, un joven con las ideas muy claras

“La pandemia me ha quitado tentaciones, aunque también me obligó a convertir mi casa en un gimnasio”

Laura Figueiredo (17 de noviembre de 2021).- Joven, con las ideas muy claras y decidido a hacer realidad sus objetivos. Ello le ha exigido esfuerzo y mucha disciplina, saber que se necesita tiempo y sobre todo intentarlo. Una fórmula que todos conocemos, pero que no siempre se combina acertadamente.

A Guillermo Díaz Díaz –Parreño no le ha faltado ninguno de estos elementos y además ha sabido dosificarlos y llevarlos por el mejor camino. Hace unos meses superaba todas las pruebas para ser Policía Municipal en Madrid tras dos años de intenso trabajo para preparar una oposición que cada vez es más exigente.

Este joven criptanense de casi 23 años tiene claro que su meta es ser bombero, algo de lo que no se olvida aunque como dice “el tiempo dirá”. Pensó, se informó y trazó su itinerario, primero policía municipal, en Madrid y a por ello. A Guillermo le van las situaciones con adrenalina, patrullar, estar en la calle, ayudar en situaciones de riesgo y trabajar por una buena convivencia.

Hizo TAFAD en el Juan Bosco de Alcázar de San Juan tras terminar Bachillerato en el instituto de su pueblo, Campo de Criptana, y a los pocos meses se puso a preparar las oposiciones. La pandemia le ha quitado tentaciones de salidas y entradas con los amigos aunque también le recluía en su casa donde tuvo que encontrar hueco para crear su propio gimnasio. Ya las clases presenciales en la academia de Carabanchel no eran posibles. Siete y ocho horas de estudio diario y otras dos de ejercicio físico. El sacrificio ha merecido la pena. A su favor ha tenido también el apoyo de familia y amigos a quienes muestra su agradecimiento.

En unos días, y tras unos meses de “vacaciones” para recuperar la vida normal de un joven de su edad, comenzará su formación en la academia. Seis meses y a patrullar por donde le destinen. Ahora le toca estar al otro lado del botellón o de quien aparca en doble fila en un Madrid complicado. Ahora sabe mejor que nadie que “la policía está para mucho más que para poner multas”. 

-¿Cómo estás?

Feliz tras un tiempo de mucho estudio y esfuerzo. He retomado la vida social.

-¿Objetivo cumplido?

Hay más objetivos, espero que este sea el primer gran sueño cumplido de muchos otros. Mi objetivo principal es llegar a ser bombero y por supuesto no lo tengo olvidado, el tiempo dirá.  El ser policía municipal es una manera de asegurarme un trabajo que me gusta y muy relacionado con mi sueño. Desde los 10 años ya me llamaban la atención las situaciones de riesgo y el ayudar a los demás en esas situaciones difíciles.

“Espero que este sea el primer gran sueño cumplido de muchos otros”

-¿Y por qué no has ido directamente a por las de bombero?

No me he preparado directamente para bombero porque hay toda una serie de exigencias que con 18 o 19 años no cumples además de que salen pocas plazas; tenía que esperar y me parecía una pérdida de tiempo así que pensé en este primer paso, prepararme para Policía Municipal.

-¿Y sacar la oposición en dos años también lo tenías pensado?

A ver, si te lo curras mucho se puede aunque lo normal son más años. He conocido gente que lleva presentándose 10 años, pero es gente que trabaja y yo he tenido la suerte de poder dedicarme a ello a tiempo completo. Ya cuando estaba haciendo TAFAD (Técnico en Animación de Actividades Físicas y Deportivas) me presenté a las de Policía Nacional sin  prepararme mucho, quería saber cómo iban las pruebas y ver un poquillo el mundillo. El problema para mí es que no sabes dónde vas a acabar en un cuerpo nacional así que dije -pues policía municipal en Madrid que es lo que más me gusta-. Aparte, los municipales tienen mejor horario y me podría dejar tiempo para prepararme luego bomberos.

-Me dices que en dos años te has presentado varias veces ¿tantas convocatorias salen?

En tres años en Madrid han salido tres convocatorias. La ley se cambió y la policía municipal se puede jubilar antes así que se van quedando sin gente y por eso van sacando más plazas. En Madrid capital me presenté tres veces, la primera fue en septiembre del 19 y la definitiva fue en marzo de este año y en junio ya me hicieron el reconocimiento médico tras pasar todas las pruebas.

-A la tercera fue la vencida.

Si, y además empecé poco a poco. La primera convocatoria no pasé la primera prueba; la segunda vez pasé la primera y ya la tercera pasé todas y con plaza. Además, me presenté a otra convocatoria en Alcobendas y pasé todas las pruebas pero sin plaza.

-¿Cuáles son las pruebas?

La primera es la teórica y una pequeña parte de inglés. Luego vienen las de personalidad y psicotécnico para medir de alguna manera tu madurez y luego las físicas con cuatro o cinco pruebas que tienes que pasar todas al menos con el 5.

-Veo que policía local no es cualquiera.

Es una formación muy intensa, llegas muy preparado. Exigen mucho y no solo para Policía Local también para la Nacional o Guardia Civil. Piden Bachillerato y cada vez más y más; va a llegar un momento en el que con 30 años te faltarán todavía requisitos para poder presentarte. Cuanta más formación mejor, pero está claro que tienen que seleccionar, hay mucha demanda y los jóvenes cada vez están más preparados. Además, ahora paso por la academia de formación en Madrid seis meses. Luego tocan las prácticas que me llevarán por diferentes distritos y lo que vaya surgiendo y aprendiendo en el día a día.

-¿A qué se renuncia con tu edad?

A vida social sobre todo. Si salgo una noche con los amigos y vuelves tarde sé que la mañana siguiente la pierdo cuando no es el día entero. Lo peor es ver que tus amigos están fuera y de feria y tú te tienes que quedar en casa. Entonces pensaba -esto es lo que he elegido y ya tendré tiempo de salir-. También en lo físico hay sus exigencias y hay que cuidarse pues son muchas horas sentado así que con la bollería mucho cuidado… Alimentación saludable.

-¿Eres galgo?

Mucho, mucho y he pasado del cereal a la avena y la bollería industrial casi cero. Ten en cuenta que te pasas sentado ocho horas estudiando y un par de horas entrenando al día y hay que mantenerse.

-¿Qué te ha exigido la oposición?

Tener las ideas muy claras, estar convencido de lo que quieres e ir a  por ello. Motivación, esfuerzo y constancia. Si a eso le añades el apoyo de la familia y amigos pues ya tienes mucho a favor. Yo he tenido ese apoyo y estoy muy agradecido pues son años en los que solo piensas en ti y en tu meta, te haces egoísta.

“Yo he tenido el apoyo de la familia y amigos. Estoy muy agradecido pues son años en los que solo piensas en ti y en tu meta, te haces egoísta.”

 -¿Piensas ahora que dos años no son tantos?

No y más cuando lo he logrado aunque se me ha hecho un poco largo. Lo de la pandemia ha colaborado a quitarme tentaciones. También tenía su parte mala, no poder salir a despejarme y tuve que convertir la casa en un gimnasio.

-¿Qué me dices ahora de “la policía lo único que sabe es poner multas”?

Pues ahora me toca decir que si se pone una multa es por algo y recordar que la policía hace mucho más: en violencia de género hay un protocolo intenso, drogas, regular tráfico, accidentes, desalojos, custodia de patrimonio, protección de personalidades, venta de alcohol a menores…  Somos los primeros en acudir en situaciones de peligro. La idea principal es que te vean más como amigo que como enemigo. Yo llego desde luego con la idea de dar lo mejor de mí para que la convivencia sea posible, para que todo vaya bien. Estar al lado del ciudadano.

“Yo llego desde luego con la idea de dar lo mejor de mí para que la convivencia sea posible, para que todo vaya bien”

-¿Qué vas a hacer ante un botellón?

Unirme jejeje. Ahora me toca estar en la otra parte.

-¿Hay respeto a la autoridad?

No, cada vez menos y la pandemia ha ayudado poco. Que si multa por no llevar mascarilla, que si más de seis en un piso, que si fiesta clandestina… ha colocado a la policía como los malos por vigilar el cumplimiento de unas normas que no ponemos nosotros. Me da que la policía está muy observada y con las manos atadas.

-Por lo pronto te has librado de sacar a gente de un armario, de debajo de la cama…

Pues sí, pero hubiera sido curioso porque ¡madre mía! Cómo se apaña aquí la gente para un rato de fiesta.

-¿Cómo ves Criptana?

Se queda pequeño en general para poder vivir. Eso sí, si tienes un buen trabajo vives seguro mejor que en una gran ciudad.


Imprimir   Correo electrónico