En Campo de Criptana también hay violencia machista contra la mujer

La violencia machista más allá del ser "cosa de mujeres"

Laura Figueiredo (24 de noviembre de 2021).- Este 25N, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, no debe sonar a lo de siempre, no debe ser un año más y un -otra vez lo mismo-. Debe ser una oportunidad para concienciar, para informar y unir fuerzas contra la violencia de género sobre las mujeres. Una oportunidad para dejar de negar lo evidente y para dejarnos de polémicas semánticas y léxicas porque lo denominemos como lo denominemos es un hecho y una realidad: la violencia sobre la mujer ejercida por el simple hecho de su género y desde un hombre que se cree superior por el simple hecho de serlo. Una desigualdad que menoscaba la dignidad, la estima y la integridad física y mental de las mujeres y crea mujeres desgraciadas e infelices.  A estas alturas no hay excusa que valga.

A estas alturas no hay excusa que valga, la existencia de la violencia de género contra la mujer es un hecho irrefutable

Aquí también pasa

La directora del Centro de la Mujer, Mari Paz Amores, en Campo de Criptana afirma que por supuesto aquí, en nuestro pueblo, también hay violencia contra la mujer. “No hay un perfil definido, no hay niveles socioeconómicos ni culturales”. Tampoco hay razas aunque como es lógico, y por cuestión de números, hasta el centro llegan muchas más mujeres españolas que extranjeras.

Una vez más, desde el Centro de la Mujer se insiste en que la violencia de género tiene muchas caras y formas cuya consecuencia última es la muerte de la víctima. Sin llegar a este extremo existen otras formas de violencia que el hombre ejerce sobre la mujer por el simple hecho de serlo, sentirse superior y en el derecho absoluto de regir la vida de ella.

La violencia de género tiene muchas caras y formas cuya consecuencia última es la muerte de la víctima

Esas formas, nos recuerda Mari Paz Amores, no tienen por qué ser físicas. Ahí está la violencia psicológica: -no vales para nada- o -mejor te quedas en casa y no sales-. La económica, la sexual, la violencia social, la trata de mujeres y la vicaria. Un término que se ha generalizado por desgracia a raíz de la muerte de hijos en manos de padres maltratadores con el objetivo de hacer el mayor daño a la madre.

La directora del Centro de la Mujer insistía en este último punto con situaciones y frases que manifiestan claramente una violencia hacia la madre utilizando a los hijos: -tu madre no te quiere-, -está loca-… Otros ejemplos son el no pasar la pensión alimenticia cuando el único motivo es hacer sufrir a la madre a través de los niños, hablar mal de la familia de ella, amenazar con quitarle los niños…

Unas situaciones que Mari Paz Amores explicaba que se van sumando de manera “gradual y sibilina” a lo largo de los años de convivencia y que las mujeres normalizan porque entre otras cosas están dentro de la educación recibida: –las cosas son así-.

La mujer termina normalizando situaciones que son inaceptables

Mientras, es cierto también que los actos del maltratador no dejan de ser fruto de una educación machista con roles muy diferentes en ellas y en ellos. Al final, ellas se sienten culpables y ellos se encargan de recordarles que son las culpables con un “mira lo que llego a hacer por tu culpa”. Un círculo que Mari Paz afirma que solo se puede romper con una decisión tan necesaria como complicada: salir adelante tú sola con tus hijos.

La directora del Centro de la Mujer no puede facilitar datos locales que solo se dan a nivel regional y nacional. Pero asegura que nos sorprenderían. Son cifras que contemplan solo los casos que salen a la luz; a ellos hay que sumar otros muchos que se quedan en casa y bajo una convivencia que se termina normalizando. Hay mujeres víctimas de  la violencia de género que llegan hasta el Centro de la Mujer con tan solo 14 años. Y es que el tema de los adolescentes es otro tema sobre el mismo tema.

No se puede huir de lo evidente

La lucha contra la violencia de género no puede ser una cosa solo de mujeres porque es cosa de ellos y ellas, nosotros y nosotras. Hay que trabajar para que los hombres dejen de sentirse señalados y busquen resquicios que les lleven a la postura tan cómoda y tan simple como afirmar “esto es cosa de mujeres”. Implicarse en la solución del problema es más que necesario tanto desde el ámbito privado como público. Una conversación sobre el tema no puede reducirse en un estar ellos a la defensiva y nosotras al ataque. Esto hay que superarlo y para empezar se necesita un lenguaje diferente y convincente que no nos movilice solo a nosotras (“Juntas” es el lema del Ministerio de Igualdad para este 25N-2021) y que no haga un escarnio de los hombres en general que lleva a interpretaciones muy interesadas por parte de ellos. Para lograr una mayor implicación y concienciación de ellos es necesario dejar clara una evidencia: ni todas las mujeres son maltratadas ni todos los hombres son maltratadores. Algo tan cierto como que los malos tratos a la mujer en el ámbito tanto familiar como fuera de él existen.

Hay que trabajar para que los hombres dejen de sentirse señalados y busquen resquicios que les lleven a la postura tan cómoda y tan simple como afirmar -esto es cosa de mujeres-

El objetivo es llegar a todos los ámbitos de la sociedad criptanense

Lejos de dirigirse solo a las mujeres y con ese objetivo de llegar e implicar a todos, la Concejalía de Igualdad y el Centro de la Mujer de Campo de Criptana han organizado diferentes actividades con motivo del 25N-2021. Se trata de acercarse a los diferentes ámbitos de la sociedad criptanense, incidiendo en mayor medida en la prevención desde edades tempranas. Una perspectiva que tan acertada como necesaria.

Se trata de acercarse a los diferentes ámbitos de la sociedad criptanense, incidiendo en mayor medida en la prevención desde edades tempranas

“Nuestra intención es llegar a todos los ámbitos de la sociedad de Campo de Criptana, que todos nos sumemos en la lucha contra la violencia de género”, explica la concejala de Igualdad, Loli Cobos. 

El Ayuntamiento de Campo de Criptana dedicará una semana a la prevención de la violencia de género, comenzando con todos los centros escolares, donde las técnicas del Centro de la Mujer impartirán talleres, entre el 22 y 26 de noviembre, al alumnado de 1º a 6º de Primaria. 

La prevención entre los jóvenes también será protagonista en el acto oficial, que se celebrará el 25 de noviembre, a las 12 del mediodía en la Plaza Mayor. Además de guardar un minuto de silencio por las mujeres asesinadas -víctimas de violencia machista- y de la lectura de manifiestos por parte de asociaciones de mujeres (¿para cuándo también manifiestos no solo de asociaciones de mujeres?), se presentará la web “Cuanto te me quiero”, dirigida a la prevención de la violencia de género entre adolescentes. 

Los actos del 25N se complementarán con diferentes actividades artísticas, teatrales y culturales.

Por un lado, el espectáculo “Aves Migratorias”, el 26 de noviembre en la Casa de Cultura, a las 19:00 horas. 

El 29 de noviembre se inaugurará la exposición “Mujeres en el Arte” en el museo de El Pósito, a las 12:00 horas. Se trata de una muestra cedida por el Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha que podrá visitarse hasta el 25 de diciembre. 

También el 29 de noviembre se podrá disfrutar de la obra de teatro “Francisca”, a las 20:00 horas, en el Teatro Cervantes. La vida de Francisca de Pedraza, una mujer huérfana de mediados del Siglo XVII que sufrió violencia de género y consiguió que la Corte de Justicia de la Universidad de Alcalá de Henares lo reconociera en 1.624. 

Todas las actividades son gratuitas, aunque invitaciones y entradas habrá que obtenerlas a través del Centro de la Mujer –en el caso del espectáculo “Aves Migratorias”- o a través de la web municipal o en El Pósito Real para el resto.

Cifras

En 2021, han sido asesinadas 37 mujeres (hasta octubre), 1.118 desde 2003.

Las cifras de menores huérfanos por violencia de género ascienden a 24 en 2021 (hasta octubre); y 330 desde 2013.


Imprimir   Correo electrónico