Bellasombra: una apuesta por ser ellos mismos

Bellasombra son Carlos, Fernando, Miguel, Pablo y mucha música

Laura Figueiredo (18 de agosto 2021).-Fascinarte (2019) marcó un antes y un después. Un antes marcado por trayectorias individuales que comenzaban a los 12 o 13 años y que ya les había unido en algunos proyectos. En Fascinarte se debutaba Bellasombra y con el nuevo nombre la necesidad de unir fuerzas en algo diferente: crear su propia música e identidad. Fueron muchas cosas y ahora son Bellasombra, tal vez un nombre suave para un grupo fuerte e intenso en su música y en la manera de vivir esa música.

Bellasombra es un grupo musical al que dan vida cuatro jóvenes criptanenses y para nada nuevos en el panorama musical de la localidad:

Miguel Bustamante: teclado y voz. Está terminando los estudios superiores de piano en el  Conservatorio de Albacete.

Fernando García: guitarra y estudiante de Historia en la Universidad Complutense de Madrid.

Pablo Lucas: bajo de Bellasombra, estudia Ingeniería del Sonido en la Universidad Politécnica de Madrid.

Carlos Rivas: batería y acaba de terminar sus estudios de Ingeniería Informática. Hace unas semanas leía el TFG en la Universidad de Ciudad Real. En septiembre empezará a trabajar sin salir de Campo de Criptana.

Para ellos tocar música es “una necesidad  visceral” y el crear Bellasombra otra necesidad en el proceso musical que han vivido; tocaba ser ellos mismos y crear su propia música. Y en eso es en lo que trabajan desde que en 2019 se estrenaran con nuevo repertorio y nuevo nombre. La pandemia lejos de amordazarles tras la mascarilla les puso a trabajar online y sacaron NS/C, un acústico casero como ellos lo presentan.

Prefieren no hablar de un género de música en concreto y hablan de rock como base que sitúan ante un panorama amplísimo de estilos y formas. Lo importante es la creación propia y sobre todo crecer como grupo y disfrutar de lo que hacen muy al margen de las etiquetas.

El pasado 23 de julio compartían cartel con La La Love You, una oportunidad para compartir Bellasombra con un público amplio y variopinto. La experiencia resultó positiva e igual que les puso las pilas para salir por fin a escena les ha motivado aún más para seguir rodando.

Hablo con ellos poco antes de un ensayo más en “la cueva” como llaman a su local en el que hay cosas que no cambian: casi siempre se ensaya en casa de uno de los miembros del grupo, en este caso Carlos y con la pared  forrada de cartones de huevos. Y es que la música le debe mucho a los huevos y sus cartones.

-Fernando ¿Qué tal resultó vuestro concierto con La La Love You?

Fernando.- Nosotros estuvimos muy a gusto a pesar de la tensión que supone el salir tras tanto tiempo sin tocar en público y presentar nuestros propios temas por primera vez. La sensación fue positiva aunque sabemos que siempre hay que mejorar y en ello estamos y de ahí además la importancia de contar con público. Un público muy numeroso, con ganas de disfrutar, en el auditorio, por la noche, en un escenario grande… ¿qué más podíamos pedir?

-¿Ha supuesto un buen empujón para seguir haciendo música?

F.- Sí, claro. Un empujón para seguir adelante y de hecho ya estamos pensando en nuevos temas e iniciativas. La pandemia ya nos ha parado bastante y ahora se trata de seguir rodando.

¿Qué ha significado para Bellasombra compartir cartel con La La Love You?

Miguel.- Yo creo que más que con quien compartes escenario es el hecho de compartir y que se nos dé la oportunidad de salir al escenario. Nos hace ponernos las pilas y es una motivación para meternos prisa, repasar y perfeccionar temas de cara al proyecto principal, grabar un disco-maqueta.

“El concierto con La La Love You nos dio la oportunidad de salir al escenario, nos puso las pilas y nos motivó”

-¿Qué temas llevabais?

Carlos.- Pues 10 temas, todos propios. Íbamos a llevar una versión pero decidimos que todo propio. La gente no los conoce, si acaso el que publicamos en acústico casero, en pandemia con el título “NS/C.

-Fascinarte fue un antes y un después.

Pablo- Es que no existíamos. En Fascinarte fue el estreno de Bellasombra, fue dar el paso como grupo, tocar canciones nuestras.

F- Una apuesta por tirar por lo nuestro y ver qué opina el público. Había que dar el paso.

-¿Cómo era vuestra vida antes de Bellasombra?

C.- Hemos coincidido en más grupos desde nuestros inicios cuando empezamos en 1º de la ESO. Fue con ETC, luego ETZ, Red Rope, The Symmetry y ahora somos Bellasombra. Bueno, fuimos también entremedias Yogur de morcilla (risas) un grupo de jazz que actuamos en alguna ocasión. Entonces todo eran versiones con algún tema propio en Red Rope pero entonces componíamos en inglés. En todos estos grupos hemos coincidido.

-Os lo tenéis que pasar pipa.

M.- Se trata de disfrutar y cada proyecto tenía su cosa especial, su momento. Al principio con temas comerciales que era lo más asequible. La evolución de cada grupo hace ver nuestra propia evolución, con nuestra forma de componer, nuestra cultura musical, nuestra forma de tocar…

F.- Esto surge por el hecho de ser jóvenes, por la necesidad de hacer algo, de tocar básicamente y te da igual lo que toques; es juntarte con los amigos y tocar. Luego con el tiempo te vas cansando de las versiones y necesitas expresarte y demostrar que puedes hacer cosas propias y todo surge de la necesidad visceral de hacer música y es lo que ahora nos está pasando después de dos años de parón.

“Con el tiempo necesitas expresarte y demostrar que puedes hacer cosas propias”

-La pandemia os ha puesto la mascarilla y la mordaza. ¿Cómo se lleva desde un grupo musical?

C.- Ha sido difícil quedar y el hecho de no tener una motivación instantánea no ayudaba. Grabar el disco es un objetivo pero no lo vemos cercano. Necesitamos sacar la música y ver la reacción de la gente, que nos diga cómo lo estamos haciendo. Necesitamos ver qué genera nuestra música y el concierto de julio fue una oportunidad.

-Composiciones muchas ¿Hay lista de espera?

M.- Tenemos más descartes y la papelera de reciclaje llena. Somos muy críticos con nuestros trabajos y al final componemos muchas cosas que la mayoría no llegan a nada.

F.- Solemos mirar las cosas con distancia. Componemos casi siempre improvisando juntos, no traemos conceptos definidos de casa. Y al tiempo lo volvemos a escuchar para ver si tiene y conserva el efecto que queríamos. También pasa mucho que los gustos cambian y noto que el tema de la pandemia… nos ha dado tiempo para pensar y lo que hacíamos antes es bastante distinto de lo de ahora. Noto que las cosas son un poco más coherentes.

 “La pandemia nos ha dado tiempo para pensar. Noto que las cosas ahora son más coherentes”

C.- Más maduras.

P.- De cada canción que sale hemos descartado tres o cuatro.

-Pregunta obligada ¿qué género de música tocáis? Esto seguro que irá de fusiones. Alguien me dijo que erais muy prog.

M.- Puede que sea… a lo que más nos aproximamos. No nos gusta denominarnos.

P.- Es difícil poner etiquetas.

C.- ¿Etiquetas? podemos tener progresivo, algunas cosas de jazz como todos los grupos….

P.- Creo que hay que partir de rock, ahí no hay problema; el problema son los apellidos.

F.- Rock más clásico, más progresivo, indie, algo de pop…

C.- Cada uno tiene sus gustos y eso sí, escuchamos mucha música y muy diferente.

-Y seguimos con las etiquetas ¿Quién es el más clásico?

Se miran y la cosa termina con Miguel como el más clásico, Carlos más experimental mientras que tal vez el más rockero sea Fernando y Pablo ecléctico.  

M.- Al final somos melómanos y  encajamos con muchos estilos diferentes.

-¿A qué público os dirigís?

C.- Al que nos quiera escuchar y sobre todo a gente abierta.

P.- A gente que tenga un mínimo de curiosidad. Cualquier persona puede ver algo en lo que hacemos pero no nos enfocamos a nadie en concreto.

“Cualquier persona puede ver algo en lo que hacemos pero no nos enfocamos a nadie en concreto”

-Seguro que en más de una ocasión se os ha pasado por la cabeza que a vosotros también os puede pasar como a La La Love You, que era un grupo de Parla y del día a la noche pasó a la fama con su tema “El fin del mundo”.

P.- Poder puede pasar pero no está en nuestra mente ni es nuestro objetivo.

M.- No entro en polémicas de estilos pero pienso que es más difícil para nosotros por el hecho de no ser música pop que al final es más comercial, hecha para el público y para que guste. Nosotros componemos para nosotros.

F.- Nosotros con hacer nuestra música tenemos bastante, con hacer bien nuestro trabajo. Objetivo, hacer bien las cosas.

-¿Quién manda en la música hoy desde el punto de vista de plataformas y listas? ¿Spotify?

P.- Sin duda las plataformas de streaming y Spotify con bastante diferencia. Manda mucho, mucho.

C.- Los grupos sacan los temas ahora cuando se actualizan algunas playlist específicas. Ellos marcan la agenda y calendario. Es seguir el algoritmo.

F.- Se llega a un punto que tanto el mercado como la tecnología marcan la forma de componer, la forma de publicar y de escuchar sin duda. Al final pasa lo que siempre ha pasado pero ahora con distintos medios.

-¿Cómo se lleva esto de compaginar estudios/trabajo-música?

C.- Si nos dieran más de 24 horas al día mejor.

M.- Es complicado.

P:- No es fácil y más cuando estamos incluso en ciudades diferentes. A pesar de ello los fines de semana sacamos tiempo.

-Bellasombra ¿no es un nombre muy suave para una banda de rock?

C.- Pues fueron cinco meses para pensarlo y de descartar muchos nombres.

P.- Tal vez una línea diferente necesitaba un nombre diferente.

-¿Dónde está la mayor dificultad? Manteneros como grupo, un sitio donde ensayar, compaginar música y estudios o trabajo, conseguir actuaciones, patrocinios…

P.- Creo que todo lo que has dicho son dificultades y todas bien grandes.

C.- Es que hacer un grupo no compensa porque la mayoría de las cosas son trabas y problemas. Lo mejor que tenemos es que nos llevamos bien, hay buen rollo y nos reconforta lo que hacemos.

P.- Todo lo que has dicho se resume en que es difícil crecer como banda. Todo va ligado a eso.

F.-Está el hecho de poder actuar, no existe una red de salas donde poder tocar nuestra música. En la mayoría, lo primero que te piden es un tributo o una banda de versiones porque de lo contrario no se alcanza público.

C.- Y si ese garito apuesta por la música original es fácil que a los meses esté cerrado porque no hace caja. Al final, con música propia alguien tiene que apostar por ti si quieres tocar, ya sea a nivel ayuntamiento, privado… Cuando estaba el Moet se movía mucho y dio muchas oportunidades.

Carlos: “Al final con música propia alguien tiene que apostar por ti si quieres tocar”

-El MOET fue grande para la música y para Criptana.

C.- Sí, se atrevió a apostar por la música en directo y cedió su escenario. Antes lo valorábamos pero ahora, que se ve con perspectiva desde que cerró, se valora muchísimo más la labor que se estaba haciendo aquí.

M.- Un espacio de expresión que ahora no existe. Un sitio para ir a tocar y a escuchar.

P.- Es también un problema de público que quiere saber a lo que va.

“El MOET fue algo grande, un espacio para ir a tocar y a escuchar”

-¿Tenéis club de fans?

C.- Tenemos amigos y esperamos tener un público curioso y, como hemos dicho, con mente abierta para escuchar.

En campocriptana.info utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web. Si quieres saber, To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk