75 años de la Hermandad de Jesús Cautivo y Ntra. Sra. de la Amargura

Santi Muñoz presidente de los Cautivos: “En la hermandad tenemos claro que somos una gran familia” 

 

 Santiago Muñoz Manjavacas, presidente de la Hermandad de Jesús Cautivo y Ntra. Sra de la Amargura

 Laura Figueiredo (30 de marzo de 2021).- La Hermandad de Jesús Cautivo y Nuestra Señora de la Amargura cumple 75 años y lo hace con la satisfacción de haber logrado crear una gran familia donde el sentimiento de hermandad se va aprendiendo de generación en generación.

El presidente de la Hermandad de los Cautivos, Santiago Muñoz Manjavacas, nos explica  como este año está siendo una mezcla de sentimientos. Por una parte, la tristeza de no poder salir a la calle a procesionar además de tener que renunciar a más de una actividad para celebrar el 75 cumpleaños. Por otra parte, está la satisfacción de la hermandad en general por haber alcanzado metas importantes durante todos estos años: imágenes, restauraciones, nuevos pasos, una casa de hermandad, grupo de teatro… Y la incorporación de la mujer no solo como cofrade sino también como miembro de la Junta directiva donde ahora mismo son seis. Un tema que Santi Muñoz asegura que ahora nadie cuestiona porque está claro “que aquí hacen falta hombres y mujeres”.

Santi Muñoz nos habla de una pandemia que ha acercado a muchos otra manera de celebrar la Semana Santa. Mira lo positivo y ve como este año al menos la situación he permitido el encuentro de hermanos para diferentes actividades. Para el presidente esto es muy importante porque la falta de actividad y de convivencia enfría las cosas y marca distancias que luego no siempre son fáciles de borrar.

Santi nos habla de los comienzos, de los jóvenes, la fe, imágenes, cofrades…. Es presidente de los Cautivos desde junio de 2020 aunque  ya formaba parte de la directiva a los 18 años. Acumula poco más de diez años de experiencia en la Junta además de toda una vida creciendo junto a la hermandad.

Fotos altar: José Ortega

-Tú entonces llevas en los Cautivos desde que naciste.

Pues me vistieron mis padres con 2 años y con 18 entré en la Junta que es cuando pude presentarme a las elecciones.

-Así que llevas en la hermandad los 30 años que tienes ¿Qué tiene este mundo cofrade para que una persona permanezca?

Los valores los inculcan los padres. Era llegar la Cuaresma y ya se iba mi padre al Convento a preparar los pasos, las imágenes, las procesiones…y yo con él.

-¿Por qué te presentas para presidente en plena pandemia? No es precisamente el mejor momento para que una hermandad pueda lucirse mucho.

Pues porque al final una hermandad no está para lucir, está para ayudar a quien más pueda necesitarlo y en plena pandemia las necesidades se multiplican. La hermandad con tener para sus gastos anuales y mantenerse es suficiente. También es verdad que el anterior presidente ya anunció que no se iba a volver a presentar y vi que yo podía aportar  juventud (para los mayores sigo siendo “Santi, el chico”) y a la vez cierta experiencia tras tanto tiempo en  la Junta; no era un recién llegado. Esto no significa que uno lo sepa todo, ni mucho menos porque  aprender nunca se deja de aprender.  

“Una hermandad no está para lucirse, está para ayudar a quien más pueda necesitarlo y en plena pandemia las necesidades se multiplican”

-¿Cómo nace esta cofradía en 1946? Tengo entendido que en primer lugar fue la hermandad de los excautivos.

Sí, así es. En 1946 se funda pero ya unos años antes existía un movimiento de excautivos que había dado los primeros pasos para tratar de crear la hermandad. Fue con el párroco de entonces, D. Gregorio, cuando se crea definitivamente con una primera imagen titular que ya se había encargado con anterioridad. Ese año el Cautivo procesionó solo y fue en el 47 cuando se añaden el romano y el sayón. La talla es de Jesús Castellanos de Villarrobledo. Una imagen que se fue renovando y cambiando hasta la actual.

-Y se fueron añadiendo pasos hasta los 5 actuales.

Ya se contaba también con el paso de Pilatos, otra imagen que se ha ido cambiando hasta la de ahora. En 1997 se trae el paso de la Crucifixión para poder procesionar el Viernes Santo por la tarde. Y la Virgen de la Amargura se estrena unos años más tarde cerrando la procesión del Miércoles Santo. Cambios y decisiones que nos traen hasta este 75 aniversario con los cinco pasos incluida la Cruz.

-Una Cruz que acerca a los críos al mundo cofrade.

Sí, es la Cruz de la Merced y cantera de anderos para Criptana. Podemos decir que es el tercer escalón en el proceso de los nuevos anderos. Antes está el Niño de la Cruz y el Niño e la Bola.

-Otro momento importante fue la construcción de vuestra propia casa de hermandad en la calle Mayorazgo.

Se inauguró en el año 2000 y surge ante la necesidad de tener un sitio donde guardar las andas que hasta el 99 se quedaban en la capilla del cementerio. La Junta de entonces tomó una buena decisión aunque suponía una buena inversión y se contó con muchas facilidades. La construyeron los propios hermanos y en dos fases. Desde entonces se guardan las andas aquí y también se visten y montan los pasos en la casa de hermandad.

-Y llegáis a los 75 años como nunca habíais pensado llegar, con la mascarilla puesta.

Esto no se nos pasaba a nadie por la cabeza. Teníamos diferentes actos y actividades, queríamos hacer un año diferente para la hermandad porque 75 años no se cumplen todos los días. No queda otra que adaptarse a lo que hay y celebrar lo que se puede celebrar. Tuvimos hace unas semanas la misa de los 75 años de la cofradía en el templo parroquial. Este Miércoles Santo realizaremos el Rosario de Penitencia con los estandartes de los misterios y presidiendo en la Iglesia el estandarte de la cofradía. Tenemos pensado hacer un día de convivencia con los jóvenes y hacer una exposición de los 75 años de esta cofradía en El Pósito pero todo dependerá de las circunstancias. Se nos quedan cosas en el tintero como la obra de teatro que teníamos prevista para febrero y que no ha podido ser, será en cuanto la pandemia nos deje.  Durante toda la Cuaresma hemos tenido colocado un altar en el Convento  que es nuestra seda canónica con las imágenes de Jesús Cautivo y Nuestra Señora de la Amargura. Un altar que también estará abierto por la mañana este Miércoles Santo por ser el día de nuestra cofradía de 10 a 13.30. Luego, el Jueves y el Viernes Santo también estará expuesto por la tarde de 19 a 21 horas.

-¿Cuál es el momento de la Hermandad?

 En la hermandad tenemos claro que somos una familia, somos como hermanos. Es una HERMANDAD con mayúsculas, con una convivencia muy buena y muy sana; todo el mundo opina, hace, nadie es más que nadie. Y es algo que nos han enseñado nuestros antecesores y es lo que queremos seguir construyendo,  dando  lo mejor de cada uno para tener la hermandad lo más arriba posible.

-¿Y hermanas cofrades hay?

Sí y cada vez más y eso es una alegría. Ahora y desde hace unos años se han incorporado a la Junta. Ahora mismo suman seis. Es cuestión de tiempo el que una mujer sea presidenta en los Cautivos. Aquí hacen falta tanto hombres como mujeres un hecho que ya no cuestiona nadie.

“Aquí hacen falta tanto hombres como mujeres, un hecho que ya no cuestiona nadie”

-¿Qué es un cofrade en el siglo XXI?

Te hablo de un cofrade en los Cautivos y de un cofrade en general, es dar lo mejor de uno mismo por su hermandad y no mirar el tiempo que dedicas; es ir más allá de la Semana Santa del calendario. El cofrade lo es durante todo el año y de manera especial con quien más lo necesita. Es saber que no hay procesiones pero sí Semana Santa, es hacer las cosas sobre todo con fe.

- En general se ve bastante gente joven en el mundo cofrade pero la Iglesia se queja de la falta de personas jóvenes en sus comunidades parroquiales. ¿Qué crees que pasa?

Buena pregunta y un tema largo de explicar. Está claro que Dios nos quiere implicados y comprometidos en las parroquias; el Señor no nos quiere solo para una semana, nos quiere para todo el año. De todas maneras todo tiene su tiempo y cada uno tenemos nuestro tiempo.

“Está claro que Dios nos quiere implicados y comprometidos en las parroquias; el Señor no nos quiere solo para una semana, nos quiere para todo el año”

-¿Qué crees que la hermandad ha aprendido en esta pandemia?

El hecho de no poder sacar nuestros pasos a la calle nos duele mucho porque se trabaja todo el año para ello, para ese momento de procesionar y sacar a Jesús Cautivo y a la Virgen de la Amargura  por nuestras calles.  Estos dos años sin procesiones nos ayudan a celebrar la Semana Santa de otra manera, muchos seguro que se han acercado más a esa Semana Santa sin procesiones. Para ello, creo que ha sido un acierto el tema de los altares en las sedes canónicas de cada hermandad. Hay mucha gente que necesita tener la imagen delante y arrodillarse ante ella para rezar. También es verdad que este año la situación nos ha dado un pequeño respiro y podemos reunirnos para poner un altar, hacer una convivencia, arreglar nuestra casa de hermandad… Y esos encuentros dan vida y son importantes porque sino la gente se enfría.

-¿Cuál es la situación económica?

Nosotros desde hace tiempo adjudicamos los pasos de tal manera que desde el principio podemos ajustarnos a un presupuesto.  Este año nos limitamos a pasar los recibos porque sino no llegamos a fin de año. Y estamos más que agradecidos porque la gente ha colaborado al cien por cien con la cofradía. Esto, la lotería de Navidad y poco más son los ingresos ahora mismo pues otra de las fuentes era el teatro que tampoco lo hemos podido hacer en esta ocasión.

-Es verdad, que la hermandad cuenta con su grupo de teatro.

Y es algo de lo que nos sentimos muy orgullosos. La iniciativa tiene ya muchos años y se han representado cerca de 20 obras de teatro. Otra cosa que ha quedado pospuesta para tiempos mejores que llegarán y para lo que no hay que perder la esperanza.

 


Imprimir   Correo electrónico