Hermandad Virgen de la Paz

Hermandad Virgen de la Paz

AddThis Social Bookmark Button

La ermita de la Virgen de la Paz, en otros épocas llamada de San Cristóbal, es probablemente tan antigua como el propio pueblo de "El Campo", surgido en el siqlo Xlll al calor de la repoblación de los territorios que habían estado con anterioridad en poder de los musulmanes.

De ese tiempo se conoce muy poco sobre nuestro pueblo, y de muchos aspectos de él nada. Acerca de la ermita hay, al menos, constancia documental (1) relativa al siglo XV, concretamente del reinado de los Reyes Católicos. De los años 1494, 1498 y 1499 se sabe únicamente que existía y que no disponía de renta alguna.

En 1525 estaba recién reedificada gracias a las limosnas de personas devotas:

"...se ha hecho agora de nuevo de limosnas, que no tiene renta, está bien ataviada e edificada en un cerro alto e las buenas gentes lo reparan e lo hacen bien con lo dicha ermita" (2)

En 1536 el mayordomo de la ermita era Cristóbal Sánchez. Seguía manteniéndose aquella a base de las limosnas de la población. Por entonces se estaba realizando un retablo en madera, en el que se llevaban invertidos 1.400 maravedís; otros gastos cuya cuenta presentó el mayordomo se referían al importe del yeso y los jornales pagados a un maestro albañil y varios peones que se habían encargado de enlucir la ermita, en total más de 1 .300 maravedís.

Ese mismo año, la Orden de Santiago, o través de sus visitadores, mandaba al mayordomo que hiciera acabar el retablo y dispusiera lo necesario para que se realizara una rejo de madera delante del altar de madera que las puertas de la ermita estuvieran abiertas y la gente pudiera entrar a hacer oración. De no cumplir lo ordenado, el mayordomo habría de pagar 200 maravedís de multa.

En 1568 era mayordomo Juan de Palacios y por las órdenes -semejantes a las de años anteriores- que recibe del Prior de Uclés, que efectuó personalmente la visita, se comprueba que las obras en la ermita no se hicieron de una vez, sino que periódicamente se añadía algún elemento se mejoraba su aspecto. Ese año se le encargó al mayordomo que la ventanilla que tenía la ermita a la parte de cierzo fuese cerrada, y que se hiciera una en el muro de mediodía, a modo de saetera, con el fin de dar claridad a la zona del altar, advirtiendo que si era preciso se le pusiera una verja de hierro para que nadie entrara por ella. Además a Palacios se le indicó que hiciera allanar con yeso el suelo de la ermita desde la puerta de poniente hasta la puerta que está en medio del edificio, con el fin de quitar los "barrancos" (sic), bajo la pena de una multa de dos ducados (748 maravedís).

Por lo que se ve, la mitad de lo ermita hasta el altar era la mejor dispuesta y el resto estaba, como suele decirse, "en el terreno", señal de los escasos medios económicos con que contaba la ermita, cuya estructura y disposición fundamental se mantiene desde antiguo.

Descarga sus programas.

Junta directiva

AddThis Social Bookmark Button

Presidente: D. Santiago López-Rica Olmedo
Tesorero: D. Hilarión Calonge Alberca

Dirección

C/ Santa Ana, 9

Teléfono:

926 562153

Compartir

Localización

Escribe tu dirección debajo del mapa para calcular la ruta hasta esta dirección.

Kiosko   El País  ABC  El Mundo  Marca  AS  Expansión  Cinco Días  20 minutos  La Tribuna